Miércoles, 29 Agosto, 2012 - 13:41

Polémica por discriminación en boliches
Concertación Forja propone que se regularice el derecho de admisión

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Destacan que el ejercicio de este derecho debe estar sobre bases igualitarias, razonables y objetivas que no denoten discriminación alguna.

Concertación Forja piden la sanción de la ley 848/12. 



Fija que aquellos establecimientos o eventos que deseen hacer uso del “Derecho de Admisión”, previamente deberán inscribirse e informar las condiciones o requisitos necesarios para ingresar y permanecer en el mismo, ante un Registro, específico para esos trámites. Aquellos que no formalicen su inscripción, no podrán oponer restricción alguna al ingreso de cualquier persona que intente hacerlo. 



De esta manera aquellos que deseen restringir la entrada a su local deberán exhibir en la puerta y en el  interior de estos, en sitios visibles, un cartel que especifique en qué casos no se podrá acceder a los mismos, siendo también de carácter obligatorio, presentar estos requisitos en carteles, folletos, programas o impresos de propaganda.

 

En estos carteles, al pie, deberá figurar la siguiente leyenda:"Frente a cualquier acto discriminatorio, usted puede recurrir a la autoridad policial y/o juzgado civil de turno, quienes tienen la obligación de tomar su denuncia". Toda persona que sea imposibilitada de ingresar y/o permanecer en un local que haga uso del “Derecho de Admisión”, y tal impedimento no se encuentre dentro de las condiciones incluidas en el cartel y asentadas en el Registro, podrá recurrir a la autoridad policial más próxima a efectuar la denuncia correspondiente, la que será presentada ante la Autoridad de Aplicación para que el mismo imponga las sanciones correspondientes.

 

El Bloque de la Concertación Forja considera que, la regulación del “Derecho de Admisión” tiene por objeto, el pleno goce del derecho de toda persona a ser admitido, acceder, ingresar y permanecer, en cualquier establecimiento o lugar público o privado de acceso público. La restricción a este derecho, debe estar sujeta a una normativa en tal sentido y no a criterio de una persona que está a cargo del acceso de un determinado lugar, siendo esta norma una herramienta eficaz para evitar todo acto discriminatorio que implique el menoscabo del pleno ejercicio de derechos y garantías constitucionales a un individuo por razones tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.