Miércoles, 29 Agosto, 2012 - 18:25

Pronostican lluvias normales para este trimestre

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Más allá de los desalentadores pronósticos de mediados de año de escasez de precipitaciones, un reciente informe, reanima las expectativas de una buena campaña agrícola.



Las lluvias producidas durante el mes de agosto renovaron las esperanzas productivas en el sector primario provincial. Más allá de los desalentadores pronósticos de mediados de año respecto a una continuidad de escasez de lluvias para esta parte del país, un reciente informe elaborado por el meteorólogo Julio César Ríos, reanima las expectativas de una buena campaña agrícola desde el punto de vista hídrico, como así también agua para la ganadería y el regular abastecimiento para el consumo humano.



Es que, según las evaluaciones del profesional de la Administración Provincial del Agua (APA), en el trimestre septiembre-octubre-noviembre (SON) de este año se esperan lluvias normales para el Chaco, con período frecuentes de lluvias dispersas con precipitaciones densas muy puntuales y tormentas intensas con mayor frecuencia de probable granizo. En este sentido, y de acuerdo al escrito, tanto para el sector Este como para el Oeste provincial, se aguardan precipitaciones normales, teniendo en cuenta que para la primera región lluvias normales para el trimestre “SON” varían entre 220-400 milímetros; mientras que para la otra región las normales varían entre 120-200 milímetros.



En tanto, la probabilidad climatológica para el evento “El Niño-Oscilación Sur” (ENOS) en el trimestre septiembre-noviembre es la siguiente: La Niña, 0 por ciento; Neutral, 22 por ciento y El Niño 78 por ciento. El período de transición de un fenómeno a otro aumenta la inestabilidad en la región chaqueña, “por lo tanto no se puede prever constancia de lluvias abundantes”, destacó Ríos. Así concluyó: “Lo que sí habrá en el trimestre, son frecuentes períodos de lluvias dispersas con precipitaciones densas muy puntuales y anárquicas. También serán más frecuentes las tormentas las cuales serán más intensas con mayor frecuencia de probable granizo, siempre en sectores muy acotados y nunca generalizados”.



SEPTIEMBRE-OCTUBRE-NOVIEMBRE


El evento Niño (o Niña) es un fenómeno en escala anual y se desarrolla entre abril y junio del año. Alcanza el máximo al fin del mismo y principios de siguiente: entre diciembre-enero; pero sus efectos sobre diversos climas son muy variables y se deben considerar otros factores. Un factor fundamental es el comportamiento del campo de presiones a nivel del mar sobre el Océano Atlántico y el borde oriental austral de Sudamérica.



En cuanto a la situación de “El Niño”, Ríos asegura que desde unas décadas atrás a esta parte se conoce la importancia que en el transporte de grandes volúmenes de humedad tiene el fenómeno “El Niño-Oscilación Sur” (ENOS). Este suceso se manifiesta fundamentalmente en el comportamiento de la Temperatura de la Superficie Marina (TSM) en el Océano Pacífico Ecuatorial.



La variación trimestral de las TSM en una región particular del Pacífico, comprendida entre los 5ºlat.Norte / 5ºlat.Sur y 120ºlong.Oeste / 170ºlong.Oeste, constituye el ÍNDICE NIÑO 3.4; es el predictor más importante de “El Niño”. En tanto, los umbrales de TSMs son valores determinados de las anomalías en las TSMs de modo tal que si son sobrepasados, se estaría ante el probable desarrollo de un evento “Niño”. Por el contrario, cuando las TSM son más frías, se presentaría el evento “Niña”. En la actualidad, es probable la evolución de las condiciones para El Niño durante setiembre 2012.



DISCUSIÓN GENERAL


Las condiciones de neutralidad continuaron durante julio 2012 a pesar de que las TSM (temperaturas de la superficie marina) registradas a través del Pacífico Este estaban por sobre la media. Reflejando este calentamiento, la mayoría de los valores de los índices semanales de Niño permanecieron cercanos o por encima de +0,5ºC:



La anomalía del contenido de calor en el océano (temperatura promedio en los primeros 300m aledaños a la superficie oceánica) también permanecieron elevadas durante el mes. Y esto también tiene consistencia con una gran región de temperaturas arriba del promedio en la profundidad de la termoclina a través del Pacífico Ecuatorial: Aunque las temperaturas de la superficie y la sub superficie marina estuvieron debajo del promedio, muchos aspectos de la atmósfera tropical no fueron consistentes con “El Niño”. Los vientos Alisios en niveles bajos y altos estuvieron cerca del promedio en el Ecuador, mientras que la convección tropical estuvo reforzada en la región de Indonesia.



Sin embargo, la convección se incrementó cerca y al oeste de la línea de cambio de fecha, lo cual podría eventualmente reflejar una progresión hacia “El Niño”. La falta de una clara respuesta atmosférica las anomalías positivas del océano indican que aún están en curso condiciones de neutralidad.



MODELOS CLIMÁTICOS FAVORABLES


Casi todos los modelos dinámicos favorecen el inicio de “El Niño” para septiembre 2012 y como en meses previos, varios modelos estadísticos predicen la permanencia de condiciones de ENOS-neutro para el resto del año, pero el pronóstico de media estadística del Niño 3.4 está incrementado respecto a los últimos meses. Basándonos en los modelos de pronóstico y la continuidad del calentamiento en las aguas del Pacífico, tenemos mayor confianza sobre un desarrollo débil a moderado de El Niño durante la Primavera y el Verano 2012-13 del Hemisferio Sur. Las condiciones de El Niño probablemente se desarrollen entre lo que queda de agosto y el mes venidero septiembre, finaliza el informe.



Por último, en cuanto a las predicciones medias trimestrales de distintos modelos a partir de junio 2012, Ríos asegura que la mayoría de los modelos predicción (más del 75 por ciento) “pronostican condiciones de El Niño durante el trimestre agosto-setiembre-octubre y que continuarán durante el resto de 2012. Mientras tanto, alrededor de un 20% de los modelos aún indican persistencia de condiciones de Neutralidad. Ningún modelo indica un resurgimiento de La Niña”.



RÍOS, TEMPERATURA Y TORMENTAS


Si bien en el trimestre septiembre-noviembres las temperaturas en el Chaco no son la que la mayoría de la gente desearía, para estos meses el calor será aun más intenso que en épocas anteriores. Es que el informe elaborado por el meteorólogo Julio César Ríos refiere a temperaturas normales a superiores a las normales, tanto para la zona Centro-Oeste de la provincia como para la Oeste-Noroeste. En tanto, para la zona Este se pronostican temperaturas normales (entre 20-24ºC).



En la zona Centro-Oeste las temperaturas normales medias para el trimestre
en el sector varían entre 20-26ºC; mientras que en la región Oeste-Noroeste
varían entre 22-26ºC. Dentro de este panorama podrían ocurrir eventos aislados de tormentas fuertes (vientos intensos, y granizo), las cuales, por las características del fenómeno, no puede pronosticarse con esta antelación.



En cuanto a los ríos, el escrito describe la situación de cada uno de los que atraviesa o tienen directa influencia en la provincia. Así, respecto al Paraná establece para la cuenca en Brasil que las previsiones climáticas de precipitaciones para el trimestre septiembre – octubre – noviembre
(SON 2012), indican que los totales pluviométricos estacionales tendrían el siguiente comportamiento: a)
Cuenca del Paranápanema hasta región del Guayra: En la región de influencia de esta cuenca las lluvias en general estarán arriba de las normales. b)
Tramo del Paraná región del Guayra: En esta región las previsiones indican que las lluvias tendrán un comportamiento arriba de la normal. “Estas previsiones están asociadas a las temperaturas en el Atlántico y al fenómeno del ENOS (desarrollo de El Niño). Durante el trimestre, las lluvias en la región aportarán frecuentes picos de precipitación”, destacó Ríos.



Por su parte, para la cuenca del río Iguazú, las precipitaciones, según las previsiones, tendrán un comportamiento normal a por sobre la normal. “Esporádicamente, con los pasajes de frentes sobre la región, las lluvias serán puntualmente significativas, pero esto no será un comportamiento generalizado, ya que las previsiones de temperaturas siguen consistentes con la continuidad de una atmósfera con menor contenido de vapor de agua”, agrega el informe.



Finalmente, para la cuenca del río Bermejo, las precipitaciones para el trimestre septiembre–octubre–noviembre estarían dentro de las normales del período.