Martes, 28 Agosto, 2012 - 10:20

Declaran patrimonio histórico a edificio donde funcionaba la primera Casa de Fotos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Sáenz Peña | La Municipalidad colocó una placa en el edificio del Banco Francés donde funcionó el comercio de la familia alemana Schwartzman.

En el marco de la reivindicación de los edificios históricos que lleva adelante la Municipalidad, este martes por la mañana el intendente Gerardo Cipolini y la secretaria de Cultura, doctora Alicia Gaña, descubrieron una placa histórica ubicada en el Banco Francés donde antiguamente funcionó la primera casa de fotos del pueblo y la imprenta del periódico El Imparcial perteneciente a la familia Schwartzman.



El intendente Gerardo Cipolini agradeció al gerente del Banco Francés, Jorge Svriz, quien autorizó que se coloque la placa en el edificio de esta entidad, y señaló que “vamos a seguir preservando la memoria y honrando a quienes nos precedieron a través de estas imágenes”.



Al respecto, expuso que “vamos a armar un conjunto de placas que permitirán el día de mañana a quien quiera poder hacer un recorrido histórico por la ciudad”. En este sentido, destacó que “nuestro compromiso es seguir honrando el pasado para consolidar el futuro”.



El intendente Cipolini agradeció el acompañamiento del vecino Eudoro Tauguinas, quien reside en esta cuadra.



LIBRERÍA Y CASA DE FOTOS SCHWARTZMAN

Por su parte, la doctora Alicia Gaña, explicó el significado de la placa que fue descubierta en la sede del Banco Francés. Al respecto, expuso que “la misma tiene dos imágenes, la de arriba es una foto muy antigua de 1925 aproximadamente, que muestra varios caballeros elegantemente vestidos frente a un negocio cuya parte superior dice Imprenta, Librería y Casa de Fotos Schwartzman”. “Se trata de la primera casa de foto del pueblo de propiedad de Carlos Schwartzman”, expuso.



En este sentido, recordó que éste fue joven, judío alemán, que vivió entre nosotros las primeras décadas de vida del pueblo, y se fue a fines de los años 20 porque quería hacer estudiar a sus hijos.



En este lugar se imprimía El Imparcial, periódico que se dictaba dos veces por semana que se salió entre 1925 y 1934, su director era Luis Iglesias, quien a su vez fue director de la Escuela 37. Padre del doctor Roberto Iglesias, que falleció hace pocos años.



El periódico “El Imparcial” era un bisemanario que publicaba noticias locales, “en ese entonces no estábamos tan perdidos de Buenos Aires, había un compromiso político importante, los dos partidos en pugna eran el socialista y la unión popular, y este diario pertenecía a la última fuerza política local”, señaló Gaña.




En 1930 este local pasó a llamarse El Progreso, y fue alquilada por Francisco Lukestik, quien compró la librería.



Lukestik era checo de origen y vino de la Primera Guerra Mundial. Vivía en Viena cuando ésta comenzó y ya no pudo regresar a su país, ni siquiera para despedirse de la familia.



Se prevé que probablemente ese lugar haya sido la primera librería, imprenta y casa de fotos de Sáenz Peña. Donde también se imprimía el periódico El Imparcial.



El inmueble siguió siendo de propiedad de Schwartzman hasta su venta a la familia Senna en 1980.



Alicia Gaña recordó que es una figura que enternece particularmente y que bien puede representar el heroísmo ante las vicisitudes que debieron afrontar un poco más un poco menos todos los inmigrantes.



FRANCISCO LUKESTIK Y SU ARRIBO A LA ARGENTINA


Francisco Lukestik muy joven trabajaba en Viena para un conde, quien lo ayudo a organizar su viaje a Argentina como tierra de paz y esperanza, le dio ropa de sus hijos, un violín, y una carta de recomendación para un joyero de Buenos Aires, pero no consiguió trabajo.



Frecuentaba el puerto donde arribaban constantemente barcos alemanes, para hablar este idioma que dominaba, su hijo mayor muchos años después cuenta en una carta a su hermana Magdalena: “Papá hubiera barrido la vereda, pero lo veían tan bien vestido que ese trabajo tampoco se lo daban, hasta que se le fue acabando la ropa y el dinero y termino en los alrededores de Laguna de Chascomus comiendo huevos de ave”.



Finalmente se acomodó en La Pampa en una colonia de alemanes, donde estuvo cuatro años, allí traducía la Biblia



EL ENCUENTRO EN SÁENZ PEÑA

Luego vino hacia el norte, primero a Quitilipi, y luego a Sáenz Peña donde se dedicó a la agricultura y luego se casó y tuvo hijos, “fue aquí en esta calle que entonces era de tierra que se produjo un gran encuentro”, expuso Gaña y narró que “habían arribado a Sáenz Peña muchas familias descendientes de alemanes del Volga a poblar Juan José Castelli, llegaron por ferrocarril con todos sus enseres, y posesiones, y acamparon en el campo de aviación, terrenos donde hoy se levanta la Uncaus y el colegio Nacional”.



Al día siguiente en sus volantas y sulquis se pusieron en marcha desde el punto de partida, calle 12 al sur, en dirección norte, al pasar por este punto don Pancho salió a ver el paso de la caravana, fue entonces que bajo un señor de uno de los vehículos tracción a sangre y se dieron un apretado abrazo, era uno de los padres de familia a quienes francisco le leía la Biblia durante su estadía en La Pampa.



“Sucesos como estos ilustran la historia de la ciudad, fortalecida en su identidad, basada en nuestro valioso y amado crisol de raza”, expuso.