Lunes, 27 Agosto, 2012 - 07:50

Disertará en la Universidad de Georgetown
Cristina viaja a Washington en plena campaña electoral

Será en septiembre. Pese a las rispideces bilaterales, Obama es el favorito de la Presidenta dado que Rommey no ha hecho gestos hacia la región. No hará anuncios formales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La presidenta Cristina Kirchner viajará a Washington en septiembre, en plena campaña electoral estadounidense. Ha sido invitada para disertar ante un grupo de estudiantes de la prestigiosa Georgetown University, pero no dio instrucciones de generar un encuentro político ni con demócratas ni republicanos, reveló a El Cronista una alta fuente diplomática.



La escala en la capital estadounidense se suma a la exposición que la Presidenta dará en la Universidad de Harvard, luego de su participación anual en la Asamblea General de las Naciones Unidas, a realizarse el 18 de septiembre próximo.



Las relaciones bilaterales con la Casa Blanca no pasan ni por el mejor ni por el peor momento. Existen espinosos conflictos comerciales en el marco de la Organización Mundial de Comercio, pero también el diálogo diplomático ha sido retomado luego del episodio del avión militar estadounidense que fue confiscado por el propio canciller Héctor Timerman.

Justamente, no es el canciller quien lleva adelante el proceso de reconciliación con Estados Unidos, sino el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, de diálogo directo con la Presidenta.



Sin ir más lejos, hoy llegará al país Sonia Sotomayor, la primera y una jueza latina de la Corte Suprema de Justicia estadounidense.



La idea de Argüello es retomar la fluidez en el intercambio político de otras épocas, mientras en paralelo se dan las peleas comerciales que Washington.



De allí que en las últimas semanas hayan visitado la Argentina un grupo de legisladores estadounidenses presididos por el congresista Michael McCaul y la semana pasada lo hiciera el representante demócrata Maurice Hinchey, el mismo que el año pasado le pidió al presidente Barack Obama que desclasifique los archivos de inteligencia con información sobre la dictadura militar argentina.



De aquí a fin de año, habrá viajes de ida y vuelta entre ambos países, con las limitaciones que impone el tramo final de la campaña presidencial estadounidense.



Y otra vez, aunque sin anuncios formales, Obama es el favorito de la Presidenta. No porque no haya tenido chisporroteos políticos con el mandatario demócrata, que en los últimos cuatro años no encontró un espacio en su agenda para invitar a Cristina Kirchner a la Casa Blanca, como lo ha hecho con otros jefes de Estado latinoamericanos.



El tema es que el candidato republicano Mit Rommey no ha hecho gestos que indiquen que le importa el vínculo estadounidense con la región, y aunque los hiciera, sus políticas ultraconservadoras y moralistas no generan ningún tipo de adhesión en la Casa Rosada. “Más vale malo conocido en este caso”, resumió a este diario una fuente de la Cancillería.



Claro que los cortocircuitos comerciales existen y son fuente de rispideces bilaterales. Estados Unidos ha denunciado hace una semana ante la OMC a la Argentina por las trabas a las importaciones argentinas y en abril excluyó al país del sistema general de preferencias en represalia por el juicio de 300 millones de dólares impagos a las empresas estadounidenses Azurix y Blue Bridge.



Pero en el gobierno aseguran que en este marco de crisis internacional, los conflictos comerciales abundan y la Argentina no es el centro de atención de Washington en sus reclamos. Por eso es que la decisión es concentrarse, con bajo perfil, en la reconciliación entre Cristina y Obama. Si el demócrata gana, habrá, dicen, una segunda oportunidad para ambos.
Fuente: 
El Cronista