Domingo, 26 Agosto, 2012 - 10:13

La semana pasada... por agua
Cuando la "buena noticia" hace aguas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Capitanich sorprendió a propios y extraños anunciando que la desocupación-Indec en el Gran Resistencia es del 0,4%. Después habló del Segundo Acueducto. Después llovió.

Si Muñoz Femenia hubiera dicho que Resistencia tiene la tasa de desocupación más baja del país, desde sus compañeros de facultad hasta los del gobierno lo hubieran descuartizado como en las lupercales romanas. Si lo hubiera esbozado Aída Ayala, el rozismo tendría combustible para recorrer los circuitos capitalinos durante un mes. Si lo hubiera susurrado Eduardo Aguilar, Domingo Peppo estaría gastando a cuenta en Villa Ángela y Hugo Sager contando los días en Puerto Tirol.



Pero la noticia de que el principal distrito chaqueño tiene, técnicamente, pleno empleo, la dio Capitanich. A diferencia del mítico Diario de Yrigoyen, el que escribe el mandatario chaqueño por cadena provincial es para el pueblo que lo acompañó, menos de un año atrás, con el 66,56% de los sufragios.



El dato económico es de difícil digestión social por los cuestionamientos al Indec, y de dudosa legitimidad técnica por la incorporación de planes sociales con presunta contraprestación laboral y de contratos basura como trabajo genuino. Si la precarización laboral se convierte en norma omitiendo que es trabajo precario, entonces el índice de ocupación ya no tiene nada que ver con la calidad de vida. Un "lagunero" (jornalizado municipal que se dedica a sacar desechos, cuadros de bicicletas y perros muertos de los meandros resistencianos, sin seguridad social ni vacaciones ni nada) no puede estar en el mismo conjunto conceptual que un funcionario de carrera que veranea en Barbados. Ni qué decir de las vicisitudes de los beneficiarios de planes sociales frente a los magistrados que pasean sus Premium alemanes por el microcentro. Todos están "ocupados", pero no de la misma forma.



Capitanich no sólo cedió a la tentación de encabezar el sumario del miércoles con ese dato del Indec, sino que omitió los porcentajes de subocupación que hubieran empañado la serie pero hecho menos hilarante la conferencia de prensa. Aun así, ni los clásicos objetores de conciencia de la oposición ceroporcientista ni los activos desmitificadores del radicalismo recargado perdieron tiempo en criticarla: sospechaban que el anuncio encerraba una maniobra distractiva.



El dato político es, pues, lo que queda para el análisis. ¿Por qué lo hizo? ¿Por qué Capitanich, en lugar de sentar a su diestra a Aguilar, eligió para la foto del chiste a Gustavo Martínez, Raúl Codutti y Sebastián Agostini (Territorio, Planificación e Industria) que estaban con cara de "hoy renunciamos a nuestras carreras políticas"?



¿Quería provincializar el "éxito" de un mega distrito en el que las dos principales comunas son opositoras, y al menos una de las cuatro es un páramo de indigencia y clientelismo político? ¿Ignoraba que desde Clarín hasta Alejandro Fantino se le reirían en la cara?



TANTO VA EL CÁNTARO A LA FUENTE, QUE SE QUEDA SIN AGUA

Cuando todavía no se habían acallado las carcajadas por el relajante dato del 0,4% de desocupación, el mandatario disparó la peliaguda explicación de la "redefinición de las estrategias de ejecución" del Segundo Acueducto, que sonó a tardía y mal comunicada justificación del presunto abandono de los obradores por parte de las empresas constructoras.



También refirió una cifra que nadie pidió: $ 3000 millones, que es lo que costará, pesos más, pesos menos, la red de acueductos y obras complementarias que tiene en mente realizar. La pregunta es: si la obra de $ 1633 millones suponía la construcción de una docena de acueductos, ¿qué es lo que cuesta $ 3000 millones?



Si hasta Livio Gutiérrez, conocedor de la problemática, pidió la aplicación inmediata de la ley que crea la Comisión de Seguimiento y Control aprobada a fines del año pasado.



A los rumores de que las empresas contratadas para hacer el acueducto estaban abandonando los obradores se sumaban fuertes indicios de que con lo de la "redefinición" quedaban muchas cosas sin definir: alguien le hizo llegar al diputado radical la copia de una nota de los responsables de Supercemento SAIC, una de las adjudicatarias de la licitación, en la que informaban a los propietarios charatenses del predio que alquilaban en esa ciudad que el 30 de agosto rescindirían el contrato. El legislador asegura que la empresa sólo colocó 13 kilómetros de caños en 30 meses, de los casi 170 kilómetros que separan Sáenz Peña de Gancedo, y que ahora se va. Cabe recordar que el Segundo Acueducto cubriría 510 kilómetros para abastecer de agua potable a 26 localidades y 350 mil beneficiarios.



Las cuotas del crédito brasileño por bienes y servicios son retenidas de la coparticipación federal: así lo autorizó el parlamento chaqueño. En total, exactamente US$ 179.894.778,29 (al cambio de hoy, unos $ 827 millones) es lo que pone el BNSD no en billetes sino en bienes y servicios, con las debidas garantías del Estado Nacional pero con la plata chaqueña: un financiamiento equivalente al 38% del costo total de la obra. El 62% restante surgiría de un mix de inversiones entre Provincia y Nación, dentro de los que aparecen $ 363 millones del fondo sojero (Gutiérrez dixit) y unos $ 1000 millones de Nación, según celebró el miembro informante de la comisión de Hacienda y Presupuesto, Fabricio Bolatti, al momento de la aprobación del empréstito en 2010. Como la plata no aparece y las empresas rescinden contratos de locación, la redefinición de prioridades de la obra asusta un poco.



En lugar de responder por cadena provincial, Capitanich reunirá el lunes al Consejo Económico y Social, la Federación Económica y las diferentes instituciones del medio, en Sáenz Peña, para brindar lo que, aseguró, será un detallado informe sobre los niveles de ejecución, el plan de obra y los sistemas de financiamiento del Segundo Acueducto del Interior.



Hacia el fin de semana cambió el clima y empezó a llover. ¿Un guiño de San Pedro? ¿Cómo era aquello de la desocupación?



(*) De la Redacción de Diario Chaco.