Miércoles, 22 Agosto, 2012 - 21:17

La Cámara de Diputados convirtió en Ley por amplia mayoría el proyecto de expropiación de la ex Ciccone

La iniciativa fue votada por 145 votos a favor, mientras que se registraron 77 sufragios negativos y cinco abstenciones.

La Cámara de Diputados dio hoy sanción definitiva por amplia mayoría a la ley que declara de "utilidad pública y sujeta a expropiación" a la Compañía de Valores Sudamericana SA, con el voto del oficialismo, sus aliados y parte de la oposición parlamentaria. La ley fue aprobada por 145 votos afirmativos del kirchnerismo, sus aliados de Nuevo Encuentro, Frente Cívico por Santiago y el Movimiento Popular Neuquino (MPN), además de los bloques opositores como Proyecto Sur, el juecista Frente Cívico de Córdoba y el ahora menos anti-K Unión Peronista de Felipe Solá.



En contra, lo hicieron 78 diputados compuestos por la UCR, el socialismo, la Coalición Cívica, el Frente Peronista, el GEN, Libres del Sur, el delasotismo y el macrismo, y hubo 4 abstenciones de la bancada de Unidad Popular.



Durante la sesión especial pedida por el oficialismo se discutió también el decreto presidencial de la intervención estatal de la empresa.



En tanto, el centro de las principales críticas y cuestionamientos fue el vicepresidente Amado Boudou quien se encuentra investigado por su supuesta intervención a favor de la última firma controladora de la Compañía de Valores Sudamericana.



Además de la utilidad pública, la norma establece que "el precio de los bienes sujetos a expropiación se determinará conforme lo previsto en el artículo 10 y concordantes de la Ley 21.499 debiendo el Tribunal de Tasaciones de la Nación efectuar la tasación de los mismos" y que "la suma" resultante a abonar "será pagada, hasta el monto correspondiente si excediera el de la tasación, con la deuda" que la firma mantiene con la AFIP.



Respecto al personal de la empresa, asegura que "será transferido a la Sociedad del Estado

Casa de Moneda, conservando todos los derechos laborales adquiridos, la afiliación gremial que posean en la actualidad y la vigencia de su Convenio Colectivo de Trabajo".



Al defender la propuesta oficial, la titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, la kirchnerista Diana Conti, fustigó a la oposición al señalar que al rechazar el proyecto oficial no defienden los "intereses nacionales" y le enrostró a algunos de esos bloques, como el radicalismo, el socialismo y el GEN, así como a la peronista disidente Graciela Camaño, haber respaldados propuestas similares y luego desandar el camino. "Hoy van a romper su coherencia muchos de estos legisladores para hacer lo que los llevó al fracaso en la búsqueda del voto popular. Por sufragar solamente a contrario de las propuestas de nuestro bloque", dijo Conti.

En su crítica, acusó a los opositores de ser parte de un "show", "siguiendo como borregos al señor (CEO del Grupo Clarín, Héctor) Magnetto, hablan mal de nuestro vicepresidente de la Nación y sólo buscan y escarban ahí maniatando y poniendo en un lugar indigno a esta Cámara".



Y se tomó su tiempo para defender a Boudou -blanco de fuertes críticas opositoras y hasta de algunos bloques que acompañaron el proyecto-, al indicar que en la causa por la quiebra de la ex Ciccone no aparece el nombre del vicepresidente en forma relevante y aseverar que nada mostraría "una relación entre el vicepresidente y el apoderado" de la empresa, Alejandro Vandenbroele.



Entre los argumentos opositores, se mencionó la falta de información brindada por el gobierno sobre el estado general de la empresa, el desconocimiento de sus verdaderos dueños, la violación de la propiedad privada, por lo cual también se cuestionó la intervención de la firma, y se aseguró que la verdadera intencionalidad de la ley es cubrir a Boudou, y también hubo quejas por el trato dado por Conti a la oposición en el debate.



En esa líneas, palabras más o menos, se pronunciaron los macristas Federico Pinedo, Laura Alonso y Julián Obiglio; su par del GEN Gerardo Milman y Margarita Stolbizer; los radicales Ricardo Alfonsín, Oscar Aguad y Manuel Garrido; la ex cívica Patricia Bullrich; así como su ex socios Elisa Carrió y Alfonso Prat Gay; del peronismo disidente Eduardo Amadeo, Gustavo Ferrari y Enrique Thomas; y el socialista Roy Cortina, entre otros.



Al cierre del debate, el jefe del bloque del Frente Para la Victoria, Agustín Rossi, salió en defensa de Conti y Boudou.



Primero, enumeró los distintos calificativos utilizados por la oposición en la sesión contra el oficialismo ("manga de facinerosos, "cachafaces", "progresistas corruptos" e "ineficientes", entre otros) y contra Boudou ("motoquero" "pirata del asfalto", "cobarde", "tilingo"), para luego calificar a Conti como "santa Mujer" por sólo haberle dicho a los opositores "borregos".



Y en defensa de Boudou, recordó: "480 notas de Clarín y 485 notas de La Nación ha tenido que soportar el vicepresidente de la Nación" y preguntó qué pasara si la justicia termina desestimando las denuncias en su contra. El interbloque FAP volvió a mostrar fisuras en el recinto, mientras el socialismo, el GEN y Libres del Sur lo hicieron en contra; la Unidad Popular de Claudio Lozano y Víctor De Gennaro, optaron por la abstención, mientras los juecistas del Frente Cívico de Córdoba, como lo hizo su jefe, el senador Luis Juez en el Senado, votaron a favor.
Fuente: 
Agencia DyN