Miércoles, 22 Agosto, 2012 - 13:27

0,4% de desempleo
Con números del INDEC, Capitanich comunicó que Resistencia tiene la tasa de desocupación más baja del país

El gobernador dio a concer el informe. En todo el país, el índice de desocupación decreció en el segundo trimestre de 2012 hasta un 7,2.

El gobernador Jorge Capitanich dio a conocer hoy resultados publicados del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) que señalan que en el segundo trimestre de 2012, el conglomerado que integra el Gran Resistencia es el de menor desocupación relativa de Argentina, con sólo 0,4 por ciento.



“Es el índice más bajo que experimenta este conglomerado en todos los datos comparativos desde 1993 a la fecha, y sobre todo en nuestro periodo de gestión desde diciembre de 2007 hasta el segundo trimestre de 2012”, señaló el primer mandatario provincial, en una conferencia en la que estuvo acompañado por los ministros Raúl Codutti (Planificación y Ambiente), Sebastián Agostini (Industria, Empleo y Trabajo),
y Gustavo Martínez (Ordenamiento Urbano y Territorial).



El gobernador explicó que los porcentajes son variables. Por la estacionalidad de los niveles de empleos “hay variaciones entre la tasa de actividad de subempleo, de desempleo y de empleo por trimestre”, señaló.



“Nosotros tenemos el cálculo de la tasa de desempleo, no solamente por el conglomerado del área metropolitana del Gran Resistencia, sino también lo hacemos por las microrregiones. Tenemos una encuesta permanente de lugares en el que realizamos trimestre a trimestre en las ocho microrregiones que tiene la provincia. Lo efectuamos en siete y tomamos el dato del área metropolitana que realiza el Indec”, agregó.



Comparando en forma homogénea con cada segundo trimestre desde 2007 en adelante, el Gobernador mencionó que en 2007, la tasa de desocupación era de 5,6 por ciento, con una tasa de actividad de 32,5 por ciento, sabiendo que esta última se registra en base a los ciudadanos que buscan empleo.



En el segundo trimestre de 2008, la desocupación fue de 5 puntos, aunque la tasa de actividad fue de 35,2. Un año después, la tasa de desocupación relativa bajó al 2,2 por ciento y la tasa de actividad – que es la población que busca activamente trabajo- fue de 33,2 por ciento.



En el segundo trimestre de 2010, la tasa de desocupación fue de 4,2; en el mismo periodo de 2011 la cifra fue de 2,7 y finalmente en el segundo trimestre de este año, la desocupación bajó al 0,4 por ciento, “pero con la importancia de que la tasa de actividad es de un 34,6 por ciento”, resaltó Capitanich.







EL DETALLE DEL INFORME



Según el informe del Indec, en todo el país, el índice de desocupación decreció en el segundo trimestre de 2012 hasta un 7,2 por ciento de la población económicamente activa.



Hay que recordar que Argentina registró un máximo de desempleo del 24,1 por ciento en el segundo trimestre de 2002, luego del estallido de una de las peores crisis económicas, políticas y sociales que ha vivido el país.



“Por lo tanto, nos parece muy auspicio reconocer que por primera vez, el Indec de acuerdo a sus mediciones, en materia de tasas de desempleos pone al conglomerado de Resistencia como el más bajo del país”, agregó.



En ese contexto, resaltó la tendencia que marca el informe, ya que cuando en el país, la tasa de actividad disminuye, en el Chaco crece. Estos índices están relacionados con la realidad que indica que hay creación de empleos netos.



“Advertimos y seguimos planteando los desafíos, que tienen que ver en la necesidad de generar 40.000 empleos privados formales de carácter sustentable en la producción de bienes y servicios en 4 años”, resaltó.



Capitanich catalogó que “se trata de un objetivo difícil, aunque se observa, en el Chaco, una creación genuina de empleo producto de creación de carácter industrial, servicios y/o producción de bienes”, recordó. Por lo tanto, “se avizora que con fuerte recuperación del sector agropecuario, más procesamiento y desarrollo de la base industrial, la tendencia será la siguiente: crecimiento de la tasa de actividad y de las oportunidades laborales; y en consecuencia un sostenimiento de las políticas activas para el empleo”, finalizó.