Miércoles, 22 Agosto, 2012 - 12:38

Quiso restaurar una obra y terminó arruinándola

Una vecina de un pueblo español destruyó, sin querer, una pintura de una iglesia.

Tarde o temprano, la realidad termina superando a la ficción. En la recordada película de Mr. Bean (1997), el personaje de Rowan Atkinson visitaba un museo y terminaba arruinando el "Retrato de la madre del artista",
óleo sobre lienzo del pintor norteamericano James McNeill Whistler. Algo similar sucedió en la localidad española de Borja cuando una vecina de 80 años decidió, con buena voluntad pero total desconocimiento del tema, restaurar una obra de arte en mal estado que decoraba uno de los muros del del Santuario de la Misericordia, una pequeña iglesia sita en una hospedería del siglo XVI, propiedad del Hospital Sancti Spíritus.



La octogenaria, que actuó de forma espontánea y sin pedir permiso, confiesa que tuvo buena intención al "intervenir" en la obra. Sin embargo, cuando dio cuenta de que el asunto se le había ido de las manos, avisó al responsable cultural del municipio para confesar su error.



La noticia fue publicada el 7 de agosto pasado en el sitio del Centro de Estudios Borjeanos, pero recién esta semana se conoció en toda España. Si bien la obra no tiene un significativo valor económico, sí lo tiene en lo sentimental, ya que fue realizada por uno de los vecinos de la localidad en el siglo XIX, donde todavía quedan varios de sus descendientes directos. Ahora se espera que un especialista llegue para ver los daños y determinar si se puede recuperar o no la pintura.