Miércoles, 22 Agosto, 2012 - 09:36

Cerro Dragón: disminuyó la producción y anticiparon vacaciones

Pan American Energy informó que, tras los destrozos de los "dragones", bajó la producción y, por lo tanto, suspendieron la actividad.

El yacimiento petrolero más grande y productivo en el país está otra vez en problemas. La firma Pan American Energy adelantó que darían de baja 19 equipos del Cerro Dragón para analizarlos y realizará una reprogramación en el plan de perforaciones que tenía programado para este año, ya que la protesta violenta protagonizada por los "dragones" en junio en reclamo de mejoras salariales habría dañado las instalaciones.



El vicepresidente de Relaciones Institucionales de PAE, Guillermo Baistrocchi, señaló que se intentará diagnosticar "el origen de una caída de 2000 metros cúbicos por día de crudo". La interrupción intempestiva de la producción debido a la toma también habría afectado a la recuperación secundaria de petroleo, cuyo extracción se realiza a partir de la inyección de agua.



En tanto, la empresa dispuso evitar el menor costo posible para los empleados y dictó vacaciones "por un plazo de 30 días" para el personal, según apuntó Baistrocchi.



La operadora PAE había informado la semana pasada la reprogramación de su plan de perforaciones para 2012, cuya medida significa dar de baja varios equipos industriales y el adelantamiento de las vacaciones, medidas ya confirmadas por el vicepresidente de Relaciones Institucionales e la compañía.



En lo que refiere específicamente a la reprogramación, Bastrocchi comentó que, después de la toma, "tuvimos un tiempo incial de recuperación de la producción que nos permitió ser optimistas, pero luego llegó un decaimiento de aproximadamente unos 2000 metros cúbicos por día, y cuyo origen no pudimos profundizar o evaluar con profundizar", según indicó el diario La Nación.



Por ello, el directivo afirmó que, tras la afectación de la "geología" de la reserva, tomaron la decisión como empresa de "investigar y estudiar a fondo para poder reprogramar y definir si vamos a poder volver a los niveles de producción previos del yacimiento".



"La decisión implica la baja de unos diecinueve equipos y también tiene una implicancia económica y financiera en la necesidad de readaptar los recursos que deben ponerse en marcha para continuar con las inversiones una vez que podamos determinar el origen, y se trabaja con mucha intensidad en esto", sostuvo Baistrocchi.



Sin embargo, la decisión genera polémica. Jorge Ávila, integrante de la comisión directiva del sindicato de los Petroleros Privados de Chubut, apuntó que "quieren que sean los trabajadores los que paguemos por la baja de equipos, cuando ni la propia operadora puede explicar por qué toma esta medida".



El ministro de Hidrocarburos de Chubut, Ezequiel Cufré, también había señalado la actitud de Pan American Energy como "inadmisible", ya que implica "incumplir con sus compromisos de inversión". "Esto lo estamos evaluando y está claro que este gobierno no se va a quedar con los brazos cruzados", había amenazado.
Fuente: 
Infobae.com