Martes, 21 Agosto, 2012 - 18:35

Bendita enmienda constitucional chaqueña

Más que con asombro, con preocupación observamos desde el lugar de ciudadanos, y de trabajadores especialmente, que aportamos toda la vida de trabajo para contar con una jubilación digna.

La fuerte arremetida del Poder Central ante las distintas provincias argentinas que no han armonizado sus sistemas previsionales con la Nación para que lo hagan.



El caso emblemático de esta situación se tradujo en los hechos con el acoso mediático durante el fin de semana, en el que el propio Gobierno nacional –con el dinero del pueblo- ha arremetido “propagandísticamente” desde el “fútbol para todos” (financiado por el ANSES) contra la Provincia de Córdoba que ha tenido el coraje y la valentía política de alzar su voz de protesta ante el poder central para que éste le restituya el 15 % de la coparticipación que les corresponde a los cordobeses. Ese mismo 15 % que desde las filas de los trabajadores chaqueños reclamamos al gobierno provincial para que reclame a la Nación, no desde hoy, o desde que varias provincias hicieron público su reclamo, sino desde el año 2007, 2008, donde la ATECH levantó su voz de reclamo en esta dirección, ni bien se reestatizaron las jubilaciones y se terminó con la política de las AFJP. Tal consta en el archivo periodístico correspondiente, desde la ATECH señalábamos entonces que, ese 15 % que en el año ¨92 se había cedido a la Nación por parte del Chaco, tenía un objetivo único: financiar el déficit previsional de las cajas que como la nuestra, no habían sido transferidas a la Nación –transferencia que finalmente no fue, no por la decisión del entonces gobierno de turno, sino por la lucha de los estatales chaqueños, que aún con represiones de por medio,
en la calle, logramos que el entonces IPS, hoy InSSSeP se quedara en la Provincia.



15 % que luego de la reestatización mencionada no tiene más razón de ser, por lo que corresponde que le devuelvan al Chaco esa “porción” de coparticipación, tal lo reclamamos los chaqueños, y como lo vienen reclamando hoy,
varias provincias argentinas.



A la fecha además, vale señalar que, no sólo que el Poder Central ha desnaturalizado el objetivo de la cesión del 15 % por parte de las distintas provincias que no habían transferido sus cajas, pues, a través del ANSES debió haber solventado los déficit previsionales de éstas, sino que, siguiendo en los hechos con la nefasta política neoliberal de los ´90 (Menem-Cavallo), intenta continuar con la resistida y rechazada “armonización” de los sistemas previsionales de estas provincias, para que finalmente se igualen sus respectivos regímenes con el nacional, dando por tierra con el 82 % móvil, con la movilidad automática, con los regímenes diferenciados como los de los docentes, etc., etc. Política de “armonización” que fue intentada absolutamente por todos los gobiernos que se fueron sucediendo a su turno en la Provincia del Chaco, desde el de 1992 al actual. Y digo “desnaturalizado” el objetivo de ese 15 % (que representan algo más de mil millones de pesos anuales), porque el Gobierno nacional, se ha tomado la atribución de direccionar ese dinero (que es nuestro) hacia la “financiación” de planes sociales, de “construcción” de obras de infraestructura supuestamente, de
jubilaciones “sin aportes”, en suma, digamos que haciendo generosidad con lo ajeno, y con el agravante de intentar oprimir en los hechos a los estatales de todas las jurisdicciones del País para que finalmente tengamos una jubilación miserable, desconociendo los aportes que hicimos y hacemos desde toda nuestra vida de trabajo, justamente para tener una jubilación digna y no la que pretende “brindarnos” el Gobierno Nacional (seguramente basada en los “datos” dibujados por el INDEC –ofensivos para todos-).



Un largo camino de lucha llevamos transitado al respecto los trabajadores estatales chaqueños, al punto tal que como resultado de la resistencia opuesta al respecto, hemos logrado finalmente en el año 2009, el blindaje constitucional de los derechos previsionales de los activos y pasivos chaqueños.



Nobleza obliga recordarlo: el entonces diputado Daniel San Cristóbal (Frente Grande) propició un proyecto de ley tendiente a dar por tierra con aquel debate reavivado en cada campaña electoral política que nos tocaba atravesar a los chaqueños –por la oposición de turno-, (como si no hubiesen tenido nada que ver desde la firma del Pacto del 92 y hasta cada uno de los Convenios con Nación, donde TODOS se habían comprometido a “armonizarnos”-),
existente respecto de que nuestro InSSSeP se iba a la Nación… Proyecto que rápidamente recogió el apoyo unánime del conjunto de los estatales chaqueños, que además, abonamos el mismo,
proponiendo dentro de la enmienda propuesta por el diputado, la especificidad de los derechos previsionales vigentes en la Provincia, y hoy felizmente incorporados a la Constitución de la Provincia del Chaco a través de esta enmienda del artículo 75 que además de establecer la instransferibilidad del InSSSeP a ningún lado, y asegurar su permanencia definitiva en el Chaco, resguarda el 82 % móvil, la movilidad automática, las mejores 120 remuneraciones actualizadas para el cálculo del haber jubilatorio, la vigencia de los regímenes diferenciados de docentes y policías –todos derechos que en el sistema previsional nacional NO existen, y que de haberse “armonizado” nuestro sistema chaqueño con aquel, hoy no sería difícil adivinar en qué condiciones estaríamos los activos y especialmente nuestros compañeros ya jubilados.



También nobleza obliga reconocer que TODOS los legisladores de todos los partidos políticos con representación parlamentaria han hecho posible finalmente dicha enmienda cristalizando en los hechos el persistente reclamo de los trabajadores chaqueños…



A todo lo expuesto y para terminar, debo recordar asimismo que, desde el 03 de noviembre de 2009 obra en poder del Poder Ejecutivo chaqueño el proyecto de ley previsional definitiva y de obra social que se nos adeuda a los estatales provinciales desde hace casi dos décadas, -construido por los trabajadores justamente-, donde vale destacar la gama de propuestas que seriamente planteamos para resolver la cuestión de fondo del déficit previsional de nuestro InSSSeP –que nada tienen que ver ni con la nefasta política de la rechazada
“armonización” y felizmente dada por tierra en el Chaco con la reivindicada enmienda constitucional del artículo 75, ni con ninguna nueva emergencia previsional que vaya a ajustar nuestros bolsillos de nuevo, con mayores aportes-.