Martes, 21 Agosto, 2012 - 09:13

De rapero a boxeador, Hugo Chávez "porta el estilo"

Lanzan afiches que retratan al venezolano llego de energía y "a la onda" vestido entre otras facetas como motoquero. Lo postulan como la mejor opción para la juventud.

Una agrupación chavista está a punto de lanzar una serie de afiches que buscan rejuvenecer la imagen del mandatario venezolano. El líder bolivariano está retratado lleno de energía. Parece haber dejado atrás cualquier secuela del cáncer. Vea las imágenes



“Chávez porta el estilo”, aseguran los jóvenes de Miranda es otro beta en esta serie de afiches que el diario de Miami, El Nuevo Herald, difunde como adelanto. Según el periódico, la campaña muy pronto estará en la vía pública.



La agrupación, nacida en las barriadas populares del estado Miranda, buscan imponer la figura de Hugo Chávez como la mejor opción para la juventud. Según explica el diario el Correo del Orinoco, en Venezuela el término beta es utilizado en el argot popular para significar “algo, que puede ser un asunto, un evento y una cosa, similar a la palabra vaina, que es aplicada con distintos significados”.



“El beta ahorita es la violencia juvenil, la falta de gobierno en Miranda. Le llamamos así porque queremos el cambio de los jóvenes en las barriadas. Con integración cultural y artística queremos combatir la delincuencia juvenil, así como con grafitis, bailes y producción audiovisual. Ese sería el otro beta, cambiar este beta que tenemos ahorita y que los jóvenes desplazados se integren”, explicó el rapero Yhoiran Rivero al periódico oficialista.



“Nosotros decimos ‘tu beta es ese (la violencia, la delincuencia)’, pero te presentamos otro que es Chávez, porque estamos tratando de llegarle a los chamos con sus mismas actividades”, agregó.



El actual contrincante de Chávez para las presidenciales del 7 de octubre es Henrique Capriles, justamente el ex gobernador de Miranda. El antichavista dejó el puesto para la campaña y este movimiento de jóvenes busca atraer a la juventud local en detrimento del opositor.



“En realidad se trata de una oferta engañosa. Se trata de una campaña artificial. Está tratando de proyectar una imagen de salud y juventud, tratando de contener la apabullante campaña de un muchacho de 40 años que es fresco, lleno de energía y de vida”, dijo
para El Nuevo Herald el analista político y estratega electoral, Estaban Gerbasi.











“La idea-fuerza de la campaña es que Chávez es un tipo joven, lleno de energía, que tiene un corazón venezolano, para tratar de ocultar que él, con sus 14 años en el poder, ya no puede representar el cambio, y que físicamente está muy debilitado debido a su enfermedad”, añadió.



El bolivariano arrastra en extremo secreto las secuelas de su enfermedad. Habitualmente omnipresente en la vida de los venezolanos y acostumbrado a presidir decenas de actos oficiales, Chávez, ha vivido el último año entre Caracas y La Habana, donde ha pasado más de un centenar de días para tratarse un cáncer del que se desconoce su naturaleza y gravedad.



Se apartó por primera vez de la escena pública el 9 de mayo de 2011 al suspender una gira por Brasil, Ecuador y Cuba a raíz de una lesión en la rodilla izquierda.



Al cierre de esa gira, que finalmente arrancó el 6 de junio, el canciller Nicolás Maduro informó que había sido operado de urgencia en La Habana de un absceso pélvico, lo que obligó al mandatario a permanecer en la isla por varias semanas.



La suspensión el 29 de junio de la cumbre fundacional de la Celac -prevista para julio en Caracas- fue la antesala de la terrible noticia. Al día siguiente, Chávez anunció al mundo desde La Habana que sufría cáncer y que había sido operado exitosamente de un tumor en la zona pélvica.



Tras someterse a cuatro ciclos de quimioterapia, el presidente aseguró en octubre haberse recuperado y trató de retomar la intensa agenda a la que tenía acostumbrados a los venezolanos. Presidió en diciembre la esperada cumbre de la Celac en Caracas, se mostró infatigable con un discurso de más de nueve horas ante el Legislativo y relanzó su programa dominical Aló, Presidente, que se transmitió sólo una vez.



A pesar de sus esfuerzos por mostrarse sano, Chávez fue operado de nuevo en febrero de una recurrencia del cáncer y un mes después inició un tratamiento de radioterapia, que lo obligó casi a desaparecer de la vida pública y a usar Twitter como prácticamente el único medio para comunicarse con el país durante sus estadías en La Habana.



Ahora, en plena campaña presidencial, retomó la actividad pública y busca a toda hora mostrarse activo. Esta campaña justamente apunta a reafirma esta estrategia. En los afiches, una versión inverosímil del mandatario, incluso causa gracia.
Fuente: 
Infobae