Domingo, 19 Agosto, 2012 - 10:54

Assange agradeció a Argentina y a otros países por su solidaridad para evitar que lo arresten

Baltasar Garzón, abogado del periodista, también habló con los medios y aseguró que pondrá en marcha todas las medidas legales para defenderlo.





El periodista australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks, agradeció hoy al pueblo y gobierno argentino y a los de otros países que se solidarizaron con su situación para evitar su arresto por la difusión de cables diplomáticos a través de internet.



Assange ofreció una conferencia de prensa esta mañana desde una ventana de la embajada de Ecuador en Londres que fue retransmitida por televisión a todo el mundo.



En ese marco, el periodista dijo que le "agradecía a los gobiernos de Argentina, Brasil y Colombia", entre otros países americanos por las manifestaciones de apoyo a su situación para que pueda llegar como refugiado a Ecuador y eludir el arresto previsto en Londres para extraditarlo a Suecia, donde tiene abierto un proceso judicial.



Assange volvió a manifestarse en "defensa de la libertad de prensa" y pidió a las principales potenciales mundiales que "dejen ya la persecución a Wikileaks".



El gobierno argentino expresó ayer su solidaridad con Ecuador que dio asilo diplomático a Assange y repudió la "amenaza" de Reino Unido sobre la posibilidad de irrumpir en su embajada en Londres para capturar a Assange.



La Cancillería indicó en un comunicado que "la República Argentina repudia las expresiones del gobierno del Reino Unido, amenazando con irrumpir en la embajada del Ecuador en Londres violando su obligación de cumplir con la Convención de Viena que establece la inviolabilidad de las sedes diplomáticas".



Además, consideró que "la amenaza entregada en forma escrita por la embajada británica en Quito pone de manifiesto una vez más la política del Reino Unido de ignorar las resoluciones emanadas por los organismos multilaterales así como las normas y leyes del derecho internacional".



"América Latina muestra con orgullo su tradición de reconocer el derecho al asilo y el respeto al mismo", sostuvo el texto y recordó que "miles de ciudadanos perseguidos por las dictaduras más abyectas del siglo XX encontraron refugio en las embajadas situadas en nuestro continente y pudieron rehacer su vida en países democráticos protegidos de las persecuciones sufridas en sus lugares de origen".



Por su parte, el abogado de Julian Assange, Baltasar Garzón, se presentó ante la prensa congregada frente a la embajada de Ecuador en Londres donde aseguró que pondrá en marcha todas las medidas legales para defender a su cliente y pidió garantías a la justicia sueca previsiblemente referidas a un compromiso de no extraditar al australiano a EE. UU.



Garzón ha negado tajantemente que exista una negociación por parte de la defensa para la salida de Assange desde Londres a Suecia. "No hay negociación. Al menos que yo sepa porque no es nuestro trabajo, no nos compete negociar".



El abogado del australiano ha cortado también con las especulaciones de que el fundador de Wikileaks pudiera salir a la calle y ha asegurado que no se asomará más allá del balcón en el que se han instalado dos micrófonos para su intervención. Traspasar siquiera un centímetro el perímetro de la legación significaría su automático arresto por parte de la policía británica.



Aunque no confirmó cuál será la estrategia legal de su cliente, el aseguró que Assange le había "dado órdenes para que comience la batalla legal para conseguir el salvoconducto y se respeten los derechos fundamentales tanto de mi cliente como de WikiLeaks y las personas vinculadas".
Fuente: 
Agencia DyN y El País