Sábado, 18 Agosto, 2012 - 19:01

Desde la UCA afirman que hay pobreza estructural donde el crecimiento económico no llegó

Para Agustín Salvia, director del Barómetro de la Deuda Social Argentina, aseguró que se generó ingresos para el consumo pero no inclusión social".

Salvia dirige desde la Universidad Católica Argentina (UCA) una de los más precisos relevamientos sobre pobreza e indigencia del país, con una muestra que abarca a 5.700 hogares de centros urbanos medianos y grandes. "Hay condiciones de marginalidad estructural, donde el crecimiento no ha derramado a los mas pobres, solo les ha dado ingresos, capacidad de compra y consumo, pero no una plataforma de inclusión social, con mejores condiciones de vida", sintetizó Salvia en declaraciones a DyN.



El especialista explica que si bien durante los últimos dos años las condiciones de la gente indigente mejoró medida a través de sus ingresos, el avance ha sido lento en materia de condiciones de vida.



A modo de ejemplo, Salvia explicó que "cuando aumenta la actividad económica se incrementa el trabajo infantil", siempre ligado a los empleos precarios y de muy baja calificación.



Al hablar sobre políticas de infraestructura y servicios que impactan en la pobreza de manera positiva, el director del Observatorio señaló que "ha habido avances desde 2003 a 2004, pero en términos más lentos" que las políticas de ingresos.



"Todavía el 13 por ciento de los hogares está en asentamientos precarios u ocupando viviendas, el 8 por ciento en condiciones de hacinamiento, 30 sin gas, 22 en viviendas precarias", indicó Salvia.



De acuerdo con el relevamiento del Observatorio, el 37 por ciento de los adolescentes y jóvenes de entre 18 y 24 no terminó la secundaria y la calidad de educación para los sectores pobres es altamente deficitaria.



Salvia señaló que para solucionar ese problema se necesita de un programa serio, pero que "a la academia no se la consulta".



Por el contrario, advierte que "quienes operan en sectores sociales, lo hacen por medio de programas asociados a situaciones clientelares", o por medio de ONG´s de buena voluntad pero sin un plan coordinado.



Respecto de la polémica sobre las mediciones de precios del INDEC y su impacto en las estadísticas, señaló que "es muy difícil desatar la madeja" una vez que se alteran los datos.



Salvia indicó que cuando en el tercer trimestre del 2011 el INDEC relevó 1,7 por ciento de indigencia con una canasta de 633 pesos, el Observatorio hizo estimaciones con una canasta alimentaria conservadora de 1.085 para una familia tipo, y le dio 5,4 por ciento, es decir, más de 2 millones de personas.



Aún así el experto entiende que en los últimos años se han registrado mejoras en los ingresos de las personas pobres, sobre todo en los indigentes.



La explicación que da es que por un lado impactó la Asignación Universal por Hijo, y por el otro, a partir de la recuperación del 2009 más gente de estos sectores trabajó en empleos precarios, incluidos los niños.
Fuente: 
Agencia DyN