Viernes, 17 Agosto, 2012 - 12:29

Un justo reconocimiento, un objetivo a largo plazo

Más allá del resultado que puedan alcanzar Los Pumas en Ciudad del Cabo, mañana será un día histórico para el rugby argentino.

Después de tanto insistir, el seleccionado albiceleste participará por primera vez en una competencia internacional de primer nivel. Y nada menos que ante las principales potencias mundiales, las que se quedaron, equitativamente, con seis de los siete certámenes ecuménicos disputados.



Y esa presencia, fogoneada por una gran cantidad de publicidad que se ha instalado en los medios ya desde unos meses atrás, ha hecho crecer el fervor dentro de la gente del rugby y también entre los que no están tan ligados al deporte ovalado.



Pero hay que ser cautos: Los Pumas arrancan el flamante Rugby Championship bien de abajo, van de punto. No hay que ilusionarse con resultados a corto plazo, la idea es ir creciendo paso a paso para dentro de unos años estar a la par (o casi) de los colosos del hemisferio sur.



Vale recordar que nunca se ha vencido en la historia a los All Blacks ni a los Springboks (sólo se les ganó en 1982 pero bajo el nombre de Sudamérica XV en época de Apartheid) y sólo se consiguieron triunfos ante los Wallabies, tanto de local como de visitantes, pero el último data de 1997.



Aunque todos querramos ver a Los Pumas venciendo a las grandes potencias, hay que ir despacio, mejorando en cada partido, aprovechando cada choque ante las potencias para ir creciendo y en unos años emparejar su nivel.



Al fin, el esfuerzo y la pasión de tantas generaciones que han dado todo por la camiseta celeste y blanca ha dado sus frutos. Los Pumas tienen una competencia internacional acorde a su calidad. Se ganaron ese derecho en la cancha, dejando el alma en cada acción. Se ganaron un justo reconocimiento.



(*) Periodista deportivo.
Fuente: 
DyN