Jueves, 16 Agosto, 2012 - 17:24

El Senado dio media sanción a la expropiación de la ex Ciccone Calcográfica

El proyecto oficial fue respaldado con el voto de los bloques del Frente para la Victoria y sus aliados. La bancada del radicalismo votó en contra.

El kirchnerismo del Senado, junto a otras bancadas aliadas y opositoras, dieron hoy media sanción a la expropiación de la ex Ciccone Calcográfica, en medio de una tensa sesión en la que abundaron enfáticas críticas y defensas hacia Amado Boudou, involucrado en el caso judicial relacionado con esa firma.



El Senado aprobó la iniciativa con 44 votos a favor y veinte en contra, y el proyecto ahora pasó a la Cámara de Diputados, donde el oficialismo tiene previsto tratarlo la semana venidera. El proyecto declara "de interés público y sujeto a expropiación" de la Compañía de Valores Sudamericana (ex Ciccone).



El vicepresidente Boudou, implicado en denuncias judiciales vinculadas con la propiedad de esa imprenta, presidió la sesión durante la mayor parte del tiempo, pese a que los legisladores opositores centraron las críticas al proyecto en la sospecha de que se trata de diluir su responsabilidad en una causa judicial.



Tras una sesión de casi siete horas, la iniciativa tuvo el respaldo de 44 votos, integrada por el Frente para la Victoria, sus aliados permanentes y senadores de otros bloques, que se pronunciaron en forma individual porque habían presentado iniciativas similares como el justicialista salteño Juan Carlos Romero y el cordobés del FAP Luis Juez. Rechazaron el proyecto 20 legisladores pertenecientes a la bancada de la UCR, tres del Frente Amplio Progresista y miembros de los bloques de la Coalición Cívica y del peronismo disidente.

Los senadores oficialistas coincidieron en argumentar a favor de que el Estado imprima los billetes en circulación y criticaron a los opositores por sumarse a una campaña que atribuyeron a los medios de comunicación para desgastar al Gobierno y a Boudou.



Por su parte, los opositores rechazaron la iniciativa sobre la base de la sospecha de que el proyecto responde a la intención de "frenar" y licuar las causas que aluden en una etapa inicial a la responsabilidad de Boudou en un presunto "tráfico de influencia, malversación de fondos y enriquecimiento ilícito".



El titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, Aníbal Fernández (FPV), defendió la expropiación porque dijo que así la Casa de la Moneda recuperará la función "insustituible" que es la emisión de moneda y que la estatización tiene su razón de ser en la deuda de 250 millones que la empresa tiene con la AFIP.



Recordó que el "desguace" de la Casa de la Moneda se debió a políticas aplicadas por el radical Fernando De la Rúa, que fuera presidente entre 1999-2001.



Por su parte, el senador radical Gerardo Morales aseguró que el proyecto debería ser llamado "la ley de salvataje de (Alejandro) Vanderbroele y su socio oculto", con lo que aludió sin nombrar a Boudou, que en ese momento presidía la sesión.



Añadió que la adquisición de la empresa "le costará al Estado 140 millones de pesos. La salida inteligente hubiera sido dejar caer Ciccone y después comprar las máquinas", y se preguntó: ¿Para qué hacen esto si es que nadie importante tiene que ven con este negocio?".



Ernesto Sanz, por su lado, señaló que la UCR "no va contra la expropiación, sino contra la ausencia de verdad" sobre el nombre de los dueños y accionistas de la ex Ciccone y la falta de información sobre los activos y pasivos.



La presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkes, opinó que "nadie puede negar que se trata de un paso importante en el proceso de recuperación de soberanía; en este caso, la monetaria que es algo clave para nuestro país como otras decisiones que se vienen tomando en defensa de los intereses de la Nación".



El socialista Rubén Giustiniani recordó que Ciccone apareció con la "última dictadura militar imprimiendo entradas para el Mundial de 1978 y la Lotería Nacional para el Ministerio de Bienestar Social y tomó impulsos en la década de 1990".



El jefe del bloque de la UCR, Luis Naidenoff, afirmó que los legisladores que voten a favor del proyecto de expropiación "están convalidando una gran estafa política" que presenta "fundadas certezas de complicidad en los silencios" de lo que no puede explicar como quienes los dueños de la ex empresa Ciccone.



El presidente del bloque oficialista, Miguel Pichetto, rechazó los discursos críticos de la oposición y los consideró con "mucho contenido de mendacidad y generalizaciones sin sentido y alejado de la realidad". Afirmó que los elementos que reclamaban los opositores se encontraban claramente en "el propio proceso concursal" de Ciccone. Elogió a Boudou por "el temple que tuvo por estar poniendo la cara durante toda la sesión".
Fuente: 
Agencia DyN