Miércoles, 15 Agosto, 2012 - 08:26

Caló se bajaría de la conducción antimoyanista

La decisión del líder de la UOM generó malestar entre sus aliados, que le reprocharon “falta de responsabilidad”. Ahora retomarán la discusión para definir un nuevo postulante

En medio del proceso para la elección de autoridades de su propia CGT, el antimoyanismo se quedaría sin candidato para conducir la central. El metalúrgico Antonio Caló deslizó en las últimas horas que padece algunos problemas de salud que lo obligarían a declinar sus aspiraciones de liderar la entidad sindical enfrentada a Hugo Moyano y más afín a la Casa Rosada.





La postura del jefe de la UOM tomó por sorpresa a sus aliados del frente opositor al camionero, quienes habían apoyado su candidatura y ayer reaccionaron con malestar tras haberse anoticiado por la prensa del inminente paso al costado de Caló. “Hoy no tenemos candidato, habrá que barajar y dar de nuevo”, admitió uno de los dirigentes que respaldaba la postulación del metalúrgico.





Más irónica fue la reacción del propio Moyano, quien en un breve contacto con la prensa al ingresar ayer a la CGT atribuyó la decisión de Caló de bajar su candidatura a que el dirigente “tiene colitis”. Una metáfora sutil para argumentar supuestos miedos detrás de la marcha atrás del metalúrgico.





Una explicación similar deslizaron algunos dirigentes del propio frente antimoyanista. “Evidentemente no está convencido ni tiene la fibra para hacerse cargo. Me suena a que tiene miedo”, remarcó un referente del sector sin ocultar su bronca.





También en la Casa Rosada tomaron nota de la posición del metalúrgico, aunque evitaron cualquier comentario. Justamente ayer, durante su discurso en un acto realizado en la sede gubernamental, la presidenta Cristina Fernández destacó al gremio de la UOM en la formación de trabajadores como “valor agregado” para el sector industrial.





La versión del paso al costado de Caló cobró fuerza ayer después de que trascendió que el dirigente sufre de problemas de hipertensión arterial e insuficiencia cardíaca, por lo que sus médicos le habían recomendado no asumir la responsabilidad de conducir la CGT. Frente a esa información, el metalúrgico guardó silencio y a través de sus colaboradores hizo saber que se encontraba internado para realizarse una serie de chequeos médicos. La misma respuesta recibieron los dirigentes antimoyanistas que intentaron contactarlo para conocer de primera mano su decisión.





Sin embargo, referentes de la cúpula de la UOM admitieron como “muy posible” que Caló de marcha atrás con su candidatura para el máximo sillón cegetista y hasta lanzaron como alternativa para ocupar su lugar los nombres de los dirigentes metalúrgicos Francisco Gutiérrez y Naldo Brunelli.





Esa alternativa es resistida por el grupo de los “gordos”, “independientes” y ex aliados del camionero que conforman el frente antimoyanista. “Ahora no es lo mismo, hay que discutir de nuevo y ver como decanta”, planteó un dirigente del grupo de independientes, quien anticipó que seguramente el sector se reunirá en los próximos días con Caló para conversar la situación. No obstante, aclaró: “Esto no tiene marcha atrás, no podes ir y venir”.

Mas bronca deslizaron desde el grupo de ex aliados de Moyano, nucleados en el denominado MASA, que se constituyó en el principal bastión de apoyo a Caló en medio de la polémica interna generada por el sorpresivo faltazo del metalúrgico a la reunión que el antimoyanismo mantuvo con Cristina el pasado 19 de julio. “Los bancamos y ahora se baja”, reprochó un dirigente de ese grupo.





El paso al costado del jefe de la UOM reabrió la danza de posibles candidatos a conducir la CGT. Gerardo Martínez (Uocra), Ricardo Pignanelli (Smata), Héctor Daer (Sanidad), Horacio Ghilini (Sadop) y Omar Viviani (taxis) fueron algunos de los nombres que ya se barajan.
Fuente: 
El Cronista