Martes, 14 Agosto, 2012 - 10:33

La UCR le pide al gobierno provincial que "haga algo", pues Nación "no está cumpliendo con el Pacto Fiscal"

El presidente del radicalismo chaqueño plantea que el tema debiera tomarse como política de estado en defensa de todos los chaqueños.

Víctor Zimmermann, realizó un análisis sobre los pactos fiscales, a partir de la decisión de la provincia de Córdoba de abandonarlos, reconociendo incumplimientos entre las partes y la necesidad de discutir la situación actual, porque “no podemos seguir de la misma forma”. En cuanto a la situación del Chaco consideró que “el Gobierno provincial tendría que hacer algo porque la Nación no está cumpliendo como debiera cumplir. Estas son las cosas que se debieran tomar como políticas de Estado, en defensa de todos los chaqueños”, remarcó.





En declaraciones radiales, el ex-diputado nacional recordó que “la provincia de Entre Ríos, a través de la diputada Rosario Romero y el diputado Lugo, están presentando un proyecto para denunciar la caducidad del Pacto Fiscal, porque ellos interpretan, de la misma forma que Córdoba, que los sucesivos pactos fiscales en los últimos años fueron una decisión unilateral del Gobierno Nacional y no un acuerdo entre las partes”.



“Un pacto fiscal es una ley marco, son acuerdos que se hacen entre las provincias argentinas y el Gobierno Nacional, que se ratifica por una ley del Congreso Nacional y después tiene que tener adhesiones de las provincias vía ley de la Cámara de Diputados”, explicó el dirigente radical.



BREVE RESEÑA

Como para entender la situación actual, Zimmermann recordó que “el Pacto Fiscal I se hizo en el año 1992 y era para financiar obligaciones previsionales, esto significa que a partir de la solidaridad de los gobernadores, ceder el 15% de la primera distribución de la coparticipación para financiar las obligaciones previsionales”.



“En agosto de 1993 se firma el Pacto Fiscal II, que se hizo en apoyo a la convertibilidad y se llamó Pacto Federal para el Empleo, la Producción y el Crecimiento, que establecía obligaciones específicas para las partes. En el caso de las provincias establecía, entre otras cosas, que tenían que eliminar los impuestos a los sellos, a los ingresos brutos de la actividad primaria y a la actividad financiera; mientras que el Gobierno Nacional tenía que establecer mecanismos del punto de vista tributario y fiscal, que faciliten aumentar las exportaciones y la reducción de las contribuciones patronales. La idea en ese momento era bajar el costo argentino”.



“Al año siguiente, en el año 1994, cuando aparece el Efecto Tequila, se suspenden por un año estas obligaciones para ambas partes. Y a partir de allí, la Argentina retoma la vigencia de los
pactos fiscales, primero por leyes especificas, pero luego con la Ley de Presupuesto. Pero lo más grave es que hay incumplimientos de las partes. Entonces empezaron a aparecer las asimetrías como por ejemplo, las diferencias entre las promociones industriales”.



La última prórroga, se hace mediante la Ley 26.078, que es la Ley de Presupuesto Público Nacional del año 2006, donde el artículo 76 faculta al Poder Ejecutivo Nacional a prorrogar los Pactos Fiscales y la distribución de impuestos, hasta tanto se discuta una nueva ley de coparticipación. Estas prorrogas se hacen en forma unilateral. Este es el principal fundamento de la diputada Romero de Entre Ríos, que dice que a partir del 2005 las decisiones son de carácter unilateral y ya no existen pactos fiscales como eran al comienzo, donde había obligaciones recíprocas, a partir de los consensos”.



CONSECUENCIA DE LOS INCUMPLIMIENTOS

El titular de la UCR consideró que “ésta falta de cumplimiento de las partes, provocó que los pactos suscriptos no tengan el impacto deseado, debido a que la Argentina no genera las condiciones de estabilidad jurídica para la radicación de industrias y la radicación de empresas, porque no hay un cumplimiento homogéneo de los acuerdos y esto es gravísimo”.



“El Estado tiene la obligación de generar las condiciones de igualdad para todos”, destacó Zimmermann a la vez que aseguró que de no hacerlo, se está “compitiendo entre desiguales”.



EL CASO CÓRDOBA

“La provincia de Córdoba tiene convenios firmados de compensación, de la misma manera que los tiene el Chaco, ambos no mandaron los jubilados a la Nación”, recordó y dijo que “en la actualidad el sistema previsional nacional es superavitario, y de ahí, se le da plata a las Madres de Plaza de Mayo, a las automotrices, se financia el déficit de Aerolíneas Argentinas, las obras públicas. Con la plata de las provincias, retenidas en nombre de la solidaridad previsional del año 1992. Nuestro InSSSeP no tiene financiamiento y sin embargo nosotros cedemos el 15% a la Nación”, resaltó.



En este punto, provincias como Córdoba y el Chaco “tienen convenios firmados de compensación que permitirían afrontar su déficit previsional, pero la Nación incumple en girar los fondos en tiempo y forma”.



Ahora, “El Gobierno Nacional sale libremente a decir que el problema que tenemos en la Argentina de la escases de recursos, es por la falta de administración de las provincias; basta remitirse al Caso Scioli, con la Presidente de la Nación, por cadena nacional, dando cátedra de como debieran administrar las provincias”, pero sin embargo la Nación “no cumple con la transferencia de fondos comprometidos oportunamente”.



Por esta situación, provincias como Córdoba y tal vez Entre Ríos, toman la decisión de denunciar el Pacto Fiscal “para que no le sigan reteniendo el 15% de la coparticipación, para un sistema previsional nacional porque el déficit ya no existe”, y ellos tienen problemas para pagar sueldos, al igual que otras.



GASTO FUERA DE CONTROL

La delicada situación que atraviesan la mayoría de las provincias, según Zimmermann tendría su comienzo en el año 2009 cuando “se liberó a las provincias argentinas para que, a partir de los años 2010 y 2011, el gasto pueda subir y que puedan gastar sin tener que cumplir con un equilibrio fiscal”, recordando haber advertido por aquellos años que “era muy peligroso lo que estaba pasando, porque iba a haber un crecimiento exponencial el gasto público y no íbamos a poder sostenerlo en el tiempo. Acá están las consecuencias”, lamentó.



LA SITUACIÓN CHAQUEÑA

Consultado sobre la conveniencia de que el Chaco impulse una medida similar a Córdoba, el titular de la UCR chaqueña expresó que “cuando se firmaron los sucesivos pactos, nos comprometimos a cumplir compromisos con la Nación y la Nación con nosotros, salirse de esos pactos significa que no vamos a cumplir con nuestros compromisos, y eso no es bueno”. Ahora, existe la necesidad de “poner todas las cartas sobre la mesa y analizar, porque no podemos seguir así”.



En este punto Zimmermann se preguntó finalmente: “¿cuales son la prioridades para el Chaco?”, considerando que con el 15% que se le retiene de la coparticipación, que es un monto muy significativo, “podría volcarse a cumplir con los productores que no lo la están pasando bien, o darles más financiamiento a la Policía, pilar fundamental de la lucha contra la inseguridad, abonar en tiempo y forma las prestaciones de la obra social del INSSEP, o aumentar los sueldos, que están siendo pulverizados, producto de la inflación”, destacó.