Lunes, 13 Agosto, 2012 - 18:07

Ningún ferroviario declaró en el juicio por el crimen de Ferreyra

Nueve ferroviarios y dos de los siete oficiales de la Policía Federal acusados de "liberar" la zona siguieron la postura del líder, Pedraza.

Todos los ferroviarios acusados del asesinato del militante del Partido Obrero (PO) Mariano Ferreyra se negaron a declarar hoy en el juicio que se lleva adelante por ese crimen en los tribunales del barrio porteño de Retiro.



Los ferroviarios y los oficiales de la Policía Federal acusados de "liberar" la zona siguieron la postura del líder de la Unión Ferroviaria (UF), José Pedraza, que el jueves último apeló a su derecho a negarse a declarar y hoy no estuvo presente en el juicio.



Se trata de los gremialistas Juan Carlos "Gallego" Fernández, secretario administrativo de la UF; Pablo Díaz, titular de la comisión de reclamos de la línea Roca, los delegados Jorge González y Claudio Alcorcel y los empleados Juan Pérez, Salvador Pipitó, Guillermo Uño, Gabriel Sánchez y el presunto barrabrava de Defensa y Justicia, Cristian "Harry" Favale.



El juicio continuará el próximo jueves cuando se completen las indagatorias y declaren los primeros testigos, víctimas del ataque de la patota de la UF, entre ellos Nelson Aguirre.

Aguirre fue uno de los heridos de bala el 20 de octubre de 2010, cuando una patota de la UF atacó en Barracas a empleados tercerizados que reclamaban la regularización de su situación laboral.



Tras las negativas a declarar, el Tribunal Oral en lo Criminal 21 dispuso que se lean por Secretaría las indagatorias que los acusados prestaron en febrero de 2011, cuando rechazaron cualquier relación con los hechos de violencia que acabaron con la vida de Ferreyra.

"Tengo enfrente mío a la persona que mató a Mariano Ferreyra. Te vi matar con mis propios ojos", dijo Favale durante el careo que tuvieron con Sánchez con la jueza de instrucción Wilma López durante la investigación de la causa.



Favale y Sánchez están acusados de ser quienes dispararon los tiros que mataron a Ferreyra e hirieron a Elsa Rodríguez, Nelson Aguirre y Ariel Pintos.



"Lo vi a Sánchez con el arma en la mano. Lo escuché disparar cinco o seis veces. Se fue en un auto Focus color champagne. Los casquillos los tiraste en la vía", le dijo Favale a Sánchez.

En ese careo Sánchez negó todo: "Vos no sos ferroviario. Yo no le saqué la vida a ningún pibe. No vi disparar a nadie".



En tanto, Favale reconoció que fue convocado a la manifestación por Díaz, acusado de reclutar y manejar a la patota en el lugar, y que fue a otras marchas porque el delegado le había prometido empezar a trabajar en los ferrocarriles y ya había iniciado los trámites.



"En mi celda tengo una foto de Mariano y todas las noches pido por él", dijo en la indagatoria.

Favale dijo que por el momento no va a declarar: "A su debido tiempo lo haré", anunció.

A la situación de Favale la complicó la declaración en primera instancia de otro acusado, Pérez, quien dijo haberlo visto disparar y que "se subió a un auto, un Corsa gris, con (el delegado) Alcorcel".



"Se comentaba que Harry decía le di, le di" sostuvo el acusado.



"Jamás se me hubiera ocurrido mandar a alguien armado" sostuvo Fernández, quien comentó que "del otro lado", o sea desde el sector de tercerizados y militantes del PO, "les tiraban a los muchachos nuestros".



También Díaz, que participó de los incidentes ocurridos en el barrio porteño de Barracas, aseguró que los tercerizados y militantes del PO "tiraron bulones, tuercas y piedras con gomeras".



Además se negaron a declarar los comisarios de la Policía Federal en disponibilidad Luis Mansilla y Hugo Lompizano. El juicio, a cargo de los jueces Horacio Días, Diego Barroetaveña y Carlos Bossi, continuará el próximo jueves con las indagatorias de los restantes cinco policías acusados, aunque cuatro de ellos ya adelantaron a través de sus defensas que no declararán.

El jueves por la tarde comenzarán las declaraciones testimoniales que iniciarán militantes del PO que fueron atacados por la patota de la UF.



Están citados Aguirre, Eduardo Beliboni, Lisandro Martínez y Gustavo Mendieta.

Ferreyra, que además de militar en el Partido Obrero (PO) estudiaba Historia, fue asesinado de un disparo en el abdomen que le llegó al corazón durante el ataque de la patota a los manifestantes en el cruce de las calles Pedro Luján y Perdriel, en el barrio porteño de Barracas.



A la vez, los manifestantes Rodríguez, Pintos y Aguirre cayeron heridos de bala, todos disparos hechos, según la acusación, por Favale, que días atrás se había fotografiado con el entonces ministro de Economía Amado Boudou, y Sánchez, empleado ferroviario.
Fuente: 
Agencia DyN