Sábado, 11 Agosto, 2012 - 08:56

Otra disputa comercial
Brasil pondría barreras para frenar el ingreso de harina argentina

Brasil está a punto de imponer sólo para sus socios del Mercosur nuevas barreras impositivas para proteger a sus industrias de harina y arroz.

Esta situación perjudicaría directamente a exportadores argentinos y uruguayos, respectivamente.



Por estas horas, el Senado brasileño le está complicando la vida a los importadores brasileños y por transitividad, la vida de los exportadores que venden (o desean vender) sus productos a Brasil. 



Por un lado, se aprobó (y ahora solo aguarda la validación presidencial) la Medida Provisoria 563, que, con el objetivo de mejorar la competitividad del producto brasileño mediante el programa "Brasil Mayor", estaría incluyendo dos temas de especial sensibilidad para los exportadores de la Argentina. 



Por iniciativa del senador Jerónimo Goergen, del Partido Progresista, se desea incluir el cobro (hasta este momento, exento) de dos impuestos destinados a la seguridad social, el PIS y el Cofins, para harinas de trigo y arroz.



El objetivo es proteger la industria molinera brasileña y a los productores de arroz, de la elevada competitividad (en relación a la competitividad brasileña) de la harina de la Argentina y del arroz de Uruguay. 



El agregado de costo directo es de 9,25% (1,65% del PIS y 7,6% de Cofins) y naturalmente esto imposibilitará la venta de harina y de arroz a Brasil, por cuanto la harina y el arroz producido en Brasil, no pagaría estas dos contribuciones. 



Lo que llama la atención es que la producción de harina en Brasil no alcanza para atender la demanda local y de esta forma, el aumento dividirá el mercado en harina nacional y harina importada (con un valor de venta mayor que la nacional). 



No es menos llamativo que el pago de PIS y Cofins, sería apenas para las harinas y arroz producidos en el Mercosur, lo que conspira contra la norma de la OMC de "nación menos favorecida", porque un país no puede tener restricciones que otros países no tengan.



Es improbable que esta medida haya sido instrumentada como forma de "devolución de favores" por las restricciones que la Argentina colocó a los productos de Brasil, pero la duda siempre quedará en el aire. 



La Normativa 563 también incluye sustanciales cambios en la legislación de los Precios de Transferencia.



Cuando un país impulsa normativas que pueden ser consideradas barreras proteccionistas, que complican a todos los exportadores, existirán reclamos, naturalmente, pero las reglas son para todos por igual. 



Pero, cuando esa barrera tiene dirección en su aplicación, además de las discusiones legales, la discrecionalidad complica específicamente a determinados exportadores.



Esto es lo que podría ocurrir en los próximos días, si los gobiernos de la Argentina y Uruguay, no reaccionan rápidamente.



Se espera que ambos países inicien de inmediato una gestión negociadora para que la presidenta Dilma Rousseff pueda vetar el artículo.



(*) Gustavo Segre y Germán Segre son analistas del Mercosur y CEO s de Center Group (San Pablo). 



DyN