Miércoles, 8 Agosto, 2012 - 14:07

Un sí gigantesco al respeto y la protección solidaria

La ministra de Desarrollo Social analiza el impacto positivo de la puesta en marcha de la línea 137 contra la violencia de género.

Si solamente viéramos la realidad con perspectiva técnica, diríamos que la Línea 137 significa una herramienta que forma parte del Programa “Chaco le dice No a las violencias”, lo cual se circunscribe en un contexto de políticas públicas inequívocas del Gobierno del Chaco.



Pero esta descripción nos dejaría afuera algunas precisiones que son imprescindibles de ser expresadas.



Esta Línea 137 que hoy dejamos formalmente en marcha, significa un profundo anhelo hecho realidad. Detrás de su construcción está el trabajo, el compromiso y la inteligencia de muchísimas personas decididas a decirle un No definitivo a la violencia. Se trata de un equipo de personas que partiendo desde el propio gobernador Jorge Capitanich, decide, a partir de ahora, expresar un Sí gigantesco al respeto, a la protección solidaria, a la esperanza de una vida digna.



El Chaco es la primera provincia que pone en marcha un sistema con estas características integrales. Por eso la Línea 137 estará en funcionamiento las 24 horas, los 365 días del año, garantizando en todo momento un equipo con asistente social y psicólogo para asesoramiento y contención de la víctima, además de la presencia de un personal capacitado de la Policía para ir hasta el lugar del hecho, auxiliar a la víctima y acompañarla hasta un centro de salud o donde corresponda para hacer los trámites que fueran necesarios para salir de esa situación.



Es decir que a partir de hoy, pasamos verdaderamente a la acción pues los profesionales que estarán interviniendo darán asesoramiento y contención a la víctima en el momento de urgencia y emergencia. Estamos hablando de una tarea donde estarán articulados diversos estamentos del Estado, con un criterio integral, que dispondrán de herramientas y políticas públicas para que la persona víctima de violencia sea recuperada en su dignidad, con el seguimiento que en cada caso corresponda, hasta que esa persona logre su empoderamiento. En el Chaco, ninguna víctima de violencia volverá a sentirse sola y desamparada frente al abuso, frente a la violencia, lo cual a mí como mujer me conmueve hasta las fibras más íntimas.



La presencia de Eva Giberti para acompañar este lanzamiento nos llena de orgullo porque sabemos, valoramos y admiramos la lucha y el compromiso de Eva en toda la temática de violencia de género. Pero además, nos hace crecer en el compromiso de no decaer en este camino que emprendemos. El contexto que nos dan las políticas públicas nacionales y provinciales que están actualmente vigentes nos dan el envión definitivo para anunciar que hoy iniciamos un nuevo tiempo, que nadie dude de ello. Hoy abrimos definitivamente una etapa en nuestra historia como sociedad, donde todos nos hacemos responsables solidarios por nuestros pares que sufren violencia de cualquier tipo, pero especialmente por aquellas personas víctimas de violencia de género y violencia sexual.



Ganamos así una batalla histórica contra el “no te metás” y la indiferencia. Ganamos en reconocernos iguales, en mirarnos a los ojos y comprometernos los unos con los otros, por una sociedad más igualitaria, inclusiva y realmente solidaria.



A partir de cada una de las vidas que estaremos rescatando, nuestras propias vidas no serán las mismas, así que podemos decir sin temor a equivocarnos que todas y todos ganamos desde hoy, un nuevo tiempo.