Martes, 7 Agosto, 2012 - 20:08

Sáenz Peña honró a San Cayetano

Bajo el lema “Con San Cayetano, Santo como Jesús”, se llevó a cabo en la tarde de este martes, en Sáenz Peña la procesión en honor al Patrono del Trabajo.

La procesión se desplazó por las calles del barrio Lamadrid y finalizó con una Santa Misa que estuvo a cargo del padre Omar y que contó con una gran concurrencia de fieles.



El padre Omar en su homilía desafió a los creyentes a poner en primer lugar las cosas de Dios, “las cosas del Reino, el amor, la Justicia, el servicio, la fraternidad, la solidaridad, el perdón, el respeto que están presentes, no están perdidas, y esto es una buena noticia, quizás están un poco mas guardadas, pero están presentes porque si uno presta atención las va descubriendo y se da cuenta que están”.



Dijo que hoy Jesús estaba
diciendo a cada uno anímense, “confíen, porque Dios nos quiere a todos nosotros y no ama
a cada uno de nosotros no por la ropa que tenemos, por la plata que podamos llegar a tener , a cada uno
nos ama porque somos sus hijos con ropa o sin ropa, con plata o sin plata y tenemos que creer en la dimensión de Dios, si confiamos en este amor de Dios seguramente no vamos a perder la con fianza en su Divina
Providencia, pero primero tenemos que creer en el Amor de Dios”.



Casi como una charla amena ante miles de creyentes, el Padre Omar dijo que todos estaban invitados a entender la vida de Jesús, a creer en esa vida de Jesús y a saber que también se puede tener esa vida. “La vida de Jesús se manifiesta en el amor, en la comprensión, en la compasión, en el servicio solidario, en el perdón. Dijo que la vida de Jesús se manifiesta en la verdad y todo esto nosotros lo tenemos
en nuestros corazones porque tenemos el espíritu de Dios que nos anima a vivir como Jesús entonces despertemos todos estos valores y vivamos como Jesús”.



Para finalizar el padre Omar hizo una oración pidiendo a San Cayetano
en primer lugar para que despierte en cada corazón el deseo de buscar siempre el Reino de Dios y su Justicia.



Pidió a San Cayetano, Patrono del Pan, del trabajo poder descubrir también que “nuestra sociedad está muy desganada por las injusticias, las desigualdades, la opresión, por eso queremos pedirte para que le reces a Dios por nuestras necesidades, para que nunca nos falte el pan en nuestras familias. Queremos pedirte para que ese pan que se lleva a la mesa de la familias
se obtenga con un trabajo digno, un trabajo que nos ayude a ser santos, un trabajo que nos devuelva la dignidad como personas. No queremos pedirte que tengamos ayuda a veces de subsidios porque nos hacen olvidar el valor del trabajo y nos hacen cada vez más haraganes. Queremos recuperar la cultura del trabajo, un trabajo que construye, un trabajo que dignifica, un trabajo que nos ayuda a vivir con la misma dignidad que el hijo de Dios”.