Lunes, 6 Agosto, 2012 - 14:36

CFK presentó "Sumar", el programa que da continuidad al Plan Nacer

El programa demandará una inversión de $ 2.500 millones; brindará cobertura sanitaria a embarazadas, niños, adolescente y mujeres hasta los 64 años.

El nuevo programa de salud –que es la ampliación del Plan Nacer–, apunta a contribuir en la reducción de la mortalidad materna e infantil, la disminución de muertes por cáncer de útero y de mama.



Demandará una inversión de $ 2.500 millones, el Programa SUMAR brindará cobertura sanitaria en todo el territorio nacional a embarazadas, niños y adolescentes de hasta 19 años y mujeres hasta los 64 años. El nuevo programa de salud –que es la ampliación del Plan Nacer–, apunta a contribuir en la reducción de la mortalidad materna e infantil, la disminución de muertes por cáncer de útero y de mama.



La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, lanzó hoy en la Casa Rosada el Programa Sumar, que en la práctica consiste en la ampliación del programa materno infantil Plan Nacer, con el objetivo de profundizar el descenso de la tasa de mortalidad materno infantil, disminuir las muertes por cáncer de cuello de útero y de mama, así como cuidar la salud de los chicos y adolescentes de todo el país.



Junto al ministro de Salud de la Nación, Juan Luis Manzur, ministros del gabinete nacional, gobernadores, titulares de carteras sanitarias provinciales, y autoridades y expertos del ámbito de la salud tanto nacional como internacional, la primera mandataria informó que para la puesta en marcha del Sumar, el Gobierno nacional invertirá 2.500 millones de pesos adicionales y las provincias aportarán 200 millones de pesos con el fin de fortalecer el sistema público de salud de la Argentina y profundizar la inclusión social.



Se estima que entre 2012 y 2015 el Programa Sumar brindará cobertura de salud a más de 9.5 millones de personas, incluyendo a 1.8 millones de niños y niñas de 0 a 5 años; 3.9 millones de adolescentes; 230 mil embarazadas y 3.8 millones de mujeres de 20 a 64 años que no tienen otra cobertura sanitaria que la que ofrece el sistema público de salud.



Al igual que el Plan Nacer, el Programa Sumar profundizará el acceso y el ejercicio de los derechos de la salud a través de un camino innovador en la gestión sanitaria del país, que utiliza un modelo de financiamiento basado en resultados por el cuál la Nación transfiere recursos a las provincias en función de la inscripción y nominalización de la población objetivo, y a partir de los resultados de cobertura efectiva y la calidad de atención brindada por los establecimientos públicos que integran los sistemas provinciales de salud.



El impacto esperado por la cartera sanitaria nacional a partir de la implementación del Programa Sumar es el desarrollo de los seguros de salud provinciales brindando una cobertura explícita de salud en la población más vulnerable; el mejoramiento del acceso a la salud; el fortalecimiento de hospitales y centros de Salud públicos de todo el país; la promoción del ejercicio efectivo de los derechos de la salud promoviendo la equidad e igualdad, y la transparencia en el uso de los recursos.



PRESTACIONES DEL SUMAR

El nuevo programa establece distintas prestaciones de salud de acuerdo a las particularidades de los distintos grupos etáreos. Las mismas serán ofrecidas dentro de un marco de acceso gratuito a los servicios médicos, una atención sin discriminación, protección y contención ante situaciones de peligro, y vacunación oportuna.



Entre las prestaciones dirigidas a los niños, el Programa Sumar establece la atención al recién nacido, el examen para detectar hipoacusia, controles clínicos del bebé, aplicación de las vacunas del calendario oficial, controles odontológicos y oftalmológicos, consultas pediátricas, atención de enfermedades respiratorias, diarreicas y nutricionales, prestaciones de alta complejidad (cirugías y tratamientos de cardiopatías congénitas, cuidados intensivos para recién nacidos e internaciones por neumonía), e información para los padres sobre lactancia materna, pautas de alimentación, crianza y desarrollo infantil, entre otros.



En cuanto a las embarazadas, la cobertura del Sumar incluye la prueba de embarazo y posteriores controles, el análisis de sangre y orina, ecografías, vacunación, control de salud bucal y
arreglo de caries, atención con médicos especialistas y prestaciones de alta complejidad para embarazos de alto riesgo, parto atendido por especialistas en hospital, atención al recién nacido y acceso a la información sobre los cuidados durante el embarazo y postparto.



Para la población adolescente que abarcará el Sumar se prevé una consulta médica anual, la asistencia y orientación en caso de sufrir problemas de exceso de consumo de alcohol y drogas, asistencia en caso de violencia sexual, aplicación de vacunas indicadas en el calendario nacional, controles de vista y salud bucal, consulta ginecológica anual, test de embarazo confidencial y acceso a la información sobre salud sexual y reproductiva, prevención de adicciones, VIH Sida e infecciones de transmisión sexual, violencia de género y familiar, y trastornos alimentarios.



Finalmente, para las mujeres hasta los 64 años, desde el Programa Sumar se realizarán controles clínicos anuales, controles ginecológicos periódicos para la prevención de enfermedades como el cáncer de cuello de útero y de mama, vacunación, examen odontológico anual, atención y seguimiento para víctimas de violencia sexual y acceso a la información sobre planificación familiar, prevención de adicciones, promoción de hábitos saludables y pautas de alimentación y crianza.



PLAN NACER, ANTECEDENTE EXITOSO

El Plan Nacer comenzó a implementarse en 2005 en las nueve provincias del Noreste (NEA) y Noroeste (NOA) argentino, por ser las jurisdicciones que presentaban los indicadores más desfavorables y en el 2007 se extendió al resto del país. Tras siete años de trabajo obtuvo los siguientes resultados:



Entre los años 2005 y 2010, la Mortalidad Infantil se redujo un 17% en todo el país y un 24% en las provincias del Norte.



La brecha entre la Mortalidad Infantil del Norte y la Nacional se redujo a la mitad, un 48% en el período 2005-2010.



4, 7 millones de embarazadas y niños/as recibieron cobertura del Plan Nacer.



Más de 37 millones de prestaciones de prevención, cuidado y promoción de la salud brindadas a la población materno-infantil.



Más de 7.000 establecimientos públicos beneficiados.



$1.200 millones adicionales invertidos entre el 2005 y el 2012.



Además, el plan fue el primer programa de América Latina en contar con evaluaciones externas y rigurosas de su impacto. Los primeros resultados, que fueron los verificados en las provincias de Misiones y Tucumán, concluyeron que en las mencionadas provincias las embarazadas con Plan Nacer fueron identificadas más tempranamente, recibieron más controles prenatales y sus hijos tuvieron más controles de salud durante los primeros meses de vida.



La solidez del proceso de implementación posibilitó que en el año 2010 se incorporara el financiamiento para la atención integral de las cardiopatías congénitas, que constituyen la principal causa de mortalidad infantil difícilmente reducible, para todos los niños y niñas del país sin obra social. Desde su puesta en marcha se logró:



Conformar la Primera Red Federal Pública de Alta Complejidad: integrada por 17 hospitales que cumplen los estándares de calidad, coordinada por un Centro Nacional, y con un enfoque regional.



Más de 3.500 niños y niñas operados de cardiopatías congénitas desde 2010.



Reducción de la lista de espera en un 80% con respecto a la existente en 2003.



Se entregó equipamiento de alta complejidad a los hospitales del país por más de $ 18 millones.



Se transfirieron más de $ 30 millones a los establecimientos por las cirugías realizadas.



La efectividad de la estrategia implementada con el Plan Nacer se potenció al integrarse con otras políticas públicas de protección social. Así fue que desde el lanzamiento de la Asignación Universal por Hijo aumentó 50% la inscripción de los niño/as al Plan Nacer y el impacto en la inscripción de las embarazadas fue del 14% en el periodo 2011-2012.