Lunes, 6 Agosto, 2012 - 13:32

Trabajaba de hacer playa y vivir entre lujos pero renunció por estrés

Ben Southal ganó el "mejor trabajo del mundo" en 2009. Tenía que subir fotos a un blog y disfrutar del paraíso, pero dice que se fatigó. Qué es de su vida después de tres años.

Había conseguido tener "el mejor trabajo del mundo", lo que incluía vivir en una isla paradisíaca, viajes, una casa de lujo junto al mar y un salario de US$110.000 al año.



El gran afortunado fue Ben Southall, un hombre que en 2009 ganó el puesto entre 34 mil personas que se habían ofrecido, y que cumplió el "sueño del pibe" junto a su novia.



Viajó a Australia, a la Gran Barrera de Coral. Parte de su trabajo consistía en mantener un blog con fotos, videos y entradas diarias en las que documentaba sus experiencias para promocionar el destino turístico a nivel mundial. Pero el trabajo no fue como lo imaginó.



Tres años después, reapareció en una entrevista que le realizó la prensa europea, y confesó situaciones que nadie esperaba. “Cuando vi la publicidad pensé que sería como vivir en una isla desierta, como Tom Hanks en la película Náufrago”, dijo. “Pero se volvió algo más grande. Después de que gané, tuve un espacio de diez minutos en el show de Oprah Winfrey que fue presentado en 140 países. Entonces pensé ‘esto ahora sí que es grande’”, publicó bbc.co.uk



Cada día era una experiencia distinta: montar en jet ski, hospedarme en hoteles de cinco estrellas, bucear. Y luego escribir sobre todo eso.” “Trabajé mucho. Debería haberse titulado ‘el trabajo más pesado del mundo’“. Además de que hay 150.000 personas trabajando en turismo en Queensland, y sentía bastante presión ante ellos pues debía ser muy responsable.



El trabajo no estuvo exento de riesgos. En una ocasión, a Southall lo picó una medusa irukandji, cuyo veneno puede ser letal. También hizo una serie de seis partes con National Geographic y estuvo involucrado en un show australiano para niños, llamado Totally Wild.



El aventurero viajó 1.600 kilómetros, durante cuatro meses, en un kayak por la Gran Barrera de Coral, siguiendo la ruta que el capitán James Cook hizo hace más de 240 años.



El trabajo me ha permitido tener aventuras y seguir explorando, escribir sobre eso y aprender nuevas herramientas como grabar, editar, presentar, hablar en público y hacer trabajo en televisión.”
Fuente: 
Acceso 365