Domingo, 5 Agosto, 2012 - 12:30

Habilitarán la línea para denunciar violencia contra la mujer

Funcionará 24 horas todo el año, la llamada será anónima y gratuita y servirá para denunciar episodios de violencia sexual o familiar contra la mujer.

El anuncio lo realizará este lunes, el gobernador Jorge Capitanich junto con funcionarios provinciales y representantes del programa “Las Víctimas contra las violencias”.




En la continuidad de las acciones previstas por el programa “Chaco le dice no a las violencias” el gobernador Jorge Capitanich junto con la ministra de Desarrollo Social, Beatriz Bogado, anunciarán este lunes la habilitación de la línea telefónica 137, mediante la cual se podrá denunciar de manera anónima y gratuita casos de violencia familiar o violencia sexual que tengan como víctima a la mujer.



Para la actividad prevista para las 11.30 en Casa de Gobierno también participarán otras autoridades provinciales y la coordinadora del programa “Las víctimas contra las violencias”, Eva Giberti.



La propuesta que encabeza Giberti se ejecuta por intermedio del Ministerio de Justicia de la Nación en
la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Chaco es el primer distrito que repetirá esta experiencia.



En la provincia las tareas estarán a cargo de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia por intermedio de la Dirección de la Mujer, unidad que contará con un equipo de operadores y profesionales que se dividirán para cubrir la atención las 24 horas todo el año.



La puesta en funcionamiento fue precedida por una etapa de capacitación y entrenamiento que duró unos tres meses, en los cuales periódicamente profesionales del programa “Las víctimas contra las violencias” llegaban a Chaco para relatar experiencias y contestar inquietudes de quienes estarán abocados a dar contención y asesoramiento a la víctima.



DINÁMICA DE TRABAJO

Una vez recibido y verificado el llamado, el equipo técnico se desplazará hasta la escena para dar respuesta inmediata, conteniendo a la víctima.



La función del programa es acompañar a la víctima, aportándole el apoyo jurídico, social y psicológico necesarios y en caso de ser necesario trasladarla a un hospital público.



En paralelo, se contará con el acompañamiento de oficiales de la Policía
del servicio de emergencia 911, que también concurrirá al lugar del hecho para auxiliar a la víctima.