Sábado, 4 Agosto, 2012 - 09:10

En Gran Bretaña
Pareja pakistaní asesinó a su hija por adquirir costumbres occidentales

Asfixiaron a su descendiente de 17 años con una bolsa de plástico. Fueron declarados culpables y condenados a prisión perpetua.

Una pareja pakistaní fue encontrada culpable el viernes de asesinar a su descendiente porque había adquirido costumbres occidentales, uno más de los llamados "asesinatos de honor" en Gran Bretaña.



La hermana menor de la víctima expuso valientemente frente a los jurados la manera en que su madre y su padre asfixiaron a su hija de 17 años con una bolsa de plástico, en un desgarrador testimonio que propició la declaración de culpabilidad.



El juez Roderick Evans sentenció a Iftikhar, de 52 años, y a Farzana Ahmed, de 49, a cadena perpetua por el homicidio de su hija Shafilea, en 2003. La pareja —primos carnales del pueblo pakistaní de Uttam— deberá purgar un tiempo mínimo de 25 años de prisión.



"Ella era oprimida entre dos culturas; la cultura y el estilo de vida que veía en su entorno y quería adoptar y la cultura y el estilo de vida que ustedes querían imponerle", le dijo Evans a la pareja durante la audiencia de la condena en la Corte de la Corona en Chester, en el noroeste de Inglaterra.



En Gran Bretaña, más de 25 mujeres han sido muertas por los "asesinatos de honor" en la última década. Hay familias que arremeten contra sus descendientes al considerar que llevaron el deshonor a la familia por adoptar una actitud demasiado occidentalizada o por negarse a un matrimonio acordado sin su aprobación.



Shafilea tenía apenas 10 años cuando comenzó a rebelarse contra las rigurosas normas de sus progenitores, según el fiscal Andrew Edis.



La niña escondía el estuche de maquillaje, las uñas postizas y las ropas occidentales en la escuela, donde se cambiaba antes de que sus padres la recogieran.



Durante el juicio que comenzó en mayo, Alesha les relató a los jurados que cuando tenía 12 años atestiguó el homicidio de su hermana.



Luego de una discusión por las ropas de Shafilea, sus padres la arrojaron a un sillón, le introdujeron una bolsa delgada de plástico blanco en la boca, le colocaron las manos sobre la boca y la nariz hasta que murió, dijo Alesha.



Fuente: Infobae