Sábado, 4 Agosto, 2012 - 10:22

Arzobispo Aguer: "médicos aborteros hubo siempre, pero ahora el Estado los presiona para convertirse en tales"

El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer acusó al Estado de ejercer una "presión indebida" contra los profesionales que "están para salvar vidas, no para matar".

"Médicos aborteros ha habido siempre, pocos felizmente, pero ahora son presionados por el Estado para que se conviertan en tales", disparó Aguer y propuso que en lugar de hacer una nómina de profesionales que "hacen objeción de conciencia", se confeccione "una lista de médicos dispuestos a practicar abortos".



El arzobipo y miembro de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas atacó una vez más el protocolo referido a los abortos no punibles, en el marco de una resolución de Ministerio de Salud bonaerense.



"Todo el mundo sabe que los médicos están para curar, para salvar vidas, no están para matar. Pero el mencionado protocolo les impone la tarea de eliminar a niños por nacer", se quejó el purpurado desde su programa semanal en América TV.



El arzobispo de La Plata recordó que "aquí se juega algo muy grave para la conciencia de los médicos, ellos hacen un juramento cuando acceden a la profesión, es el famoso juramento hipocrático. La fórmula establecida por Hipócrates no suele usarse actualmente, sino una nueva, que se llama fórmula de Ginebra, que entre sus considerandos asume esta obligación: Tendré absoluto respeto por la vida humana desde la concepción".

"La presentación pública del malhadado protocolo no suscitó mayores reacciones. Pero los médicos tendrían que protestar personal y colegialmente, porque en aquella medida hay una presión indebida del Estado que va contra la naturaleza de la medicina misma y por tanto contra los derechos y deberes de los médicos de servir a la vida", prosiguió el religioso.



Aguer recordó dos declaraciones de la Academia Nacional de Medicina "una de las cuales dice que terminar deliberadamente con una vida humana incipiente es inaceptable. Representa un acto en contra de la vida pues la única misión de cualquier médico es proteger y promover la vida humana, nunca destruirla. Toda legislación que autoriza el aborto es una negación de estos derechos y por lo tanto de la medicina misma".

Al señalar que "se compondrá una lista de aquellos médicos que hacen objeción de conciencia y manifiestan que no están dispuestos a hacer un aborto", Aguer advirtió que, a su juicio, "esa lista se convertirá fácilmente en una lista negra".



"¿Podrá, por ejemplo, un objetor de conciencia llegar a ser director de un centro médico?", se preguntó y remarcó: "Ofrezco una sugerencia razonable: ¿por qué no se hace más bien una lista de médicos dispuestos a practicar abortos?".



Aguer inquirió: "¿Quién nos asegura que estos médicos que respetan la vida desde la concepción no van a ser discriminados?".

"Porque si este protocolo se ha aprobado en el ámbito de un área de política de género, todos sabemos hacia dónde empuja la ideología de género y con qué prepotencia avasalladora intenta imponerse", deslizó.







DyN