Jueves, 2 Agosto, 2012 - 13:57

Sáenz Peña
Desvalijaron el Instituto Politécnico Juan XXIII, los presuntos autores fueron atrapados

Los delincuentes se llevaron gran cantidad de herramientas que habitualmente utilizan los alumnos para sus actividades prácticas en dicha institución.

Esta madrugada, alrededor de las 4, personas desconocidas ingresaron al Instituto Politécnica Juan XXIII y se llevaron gran cantidad de herramientas que habitualmente utilizan los alumnos para sus actividades prácticas en dicha institución.





El hecho se habría registrado en horas de la madrugada cuando dos menores de edad ingresaron
al Instituto Politécnica Juan XXIII y luego de violentar la puerta de acceso al taller ubicado dentro de las instalaciones del mencionado establecimiento se dirigieron directamente al sector de las herramientas cargaron un carro con las mismas y abandonaron el lugar.



Personal de la División 911 en circunstancias de hallarse de recorrida prevencional por colectora sur y calle 6 del barrio San Cayetano observaron a dos jovencitos a bordo de un carro tirado por un equino, los muchachos al observar la presencia policial abandonaron el
medio de movilidad y salieron a correr velozmente en direcciones opuestas. De inmediato los uniformados iniciaron una persecución y a los pocos metros interceptaron a los dos sujetos quienes resultaron ser
dos menores de 16 y 17 años. Los menores fueron conducidos a la Comisaria Segunda y del interior del carro
se secuestró soldadoras, amoladora, motosierra, cortadora sensitiva, fresadora, amperímetro, micrómetro, picos de soldadora, cinta métrica, pinzas de mano, llaves de boca, llaves combinadas, llaves francesas, tenaza, extractores de rulemanes, compases, escuadra, soldadoras monobásicas, piedra portátil para torno y rectificador.



El comisario Cabrera, jefe de la Comisaría Segunda informó que por este hecho fueron demorados dos menores de edad y a las pocas horas una persona más, mayor de edad.



Oscar Ramón Patrón director del Instituto Secundario había mencionado que el total de las herramientas sustraídas ascendía a un valor aproximado de 50 mil pesos, que de no ser recuperadas hubiese sido imposible volverlas a comprar en su totalidad.