Miércoles, 1 Agosto, 2012 - 10:56

Municipales de Fuerte Esperanza denuncian aprietes

La secretaria General de ese sindicato, Verónica Maldonado, asegura que empleados despedidos en 2011 son “extorsionados” por el intendente para que desistan de reclamos judiciales.

Además, Maldonado aseguró que en la localidad, “un empleado de planta `Grupo 10´ percibe $ 908, que menos los descuentos queda en $ 785 de bolsillo, y los contratados $ 600, de los que quedan $ 475”.



“Estos trabajadores eran contratados de muchos años y en función de una regularización laboral en el municipio fueron pasados a planta permanente en el año 2011, pero al asumir Walter Correa los despide por el solo hecho de haber sido nombrados por la intendente anterior, Isabel Duarte,
que era de otro partido político, argumentando de manera maliciosa que estas personas no cumplen eficientemente su trabajo, ante esa injusticia los trabajadores iniciaron acciones legales que aún están pendientes de resolución”, dijo la dirigente sindical.



“Oportunamente estuvieron representantes de la Federación de Trabajadores Municipales (FETMU) que lidera Jacinto Sampayo, a quienes agradezco mucho su intervención y acompañamiento permanente,
y en esa ocasión logramos que el intendente Correa firme un acuerdo para reincorporar mediante contratos a los empleados hasta tanto se resuelva la situación judicial de manera de no quedar desamparados, los contratos eran a partir del 4 de enero hasta el mes de junio, en julio salió favorable a los empleados la medida cautelar pero como no llegó formalmente la notificación Correa volvió a dejar a esta gente en la calle, y les exige que desistan del reclamo ante la justicia a cambio de devolverles el trabajo, un claro hecho de extorsión”.



Además indicó que el intendente Correa “incluso hace silencio frente a un menor envío de coparticipación, estaría
recibiendo del gobierno entre $280 mil y $300 mil pesos mensuales mientars que le corresponderían por lo menos $600 mil” y explicó la situación de los empelados municipales en la zona de El Impenetrable “Lo de Fuerte Esperanza se repite en otras intendencias de esta región, un empleado de planta Grupo 10 percibe $908 pesos, que menos los descuentos queda en $785 pesos de bolsillo y los contratados $600 pesos, que menos descuentos se transforman en $475 pesos, yo le preguntaría al gobernador o al intendente si podrían vivir con estos sueldos”.



Finalmente adelantó que los trabajadores cesanteados se encuentran realizando medidas de protesta y no descartan contar en las próximas horas con la presencia del gremio liderado por Jacinto Sampayo.