Miércoles, 1 Agosto, 2012 - 09:32

La hora de los cambios verdaderos

¿Cual es el objetivo final que puede trazarse un gobierno? Tenemos ante nosotros más que una crisis una oportunidad, pero debemos sumar a todos.

¿Cual es el objetivo final que puede trazarse un gobierno? ¿Que pretendemos, qué queremos obtener como resultado de la suma exponencial de todas las acciones? ¿Alguien puso esta reflexión en agenda en algún momento?



Un gobernante puede tener su carrera política es decir de gobernador pensar ser presidente, pero ello representa su objetivo personal y no la finalidad de un pueblo para el que se gobierna.



¿Cuál es el objetivo entonces? Es la pregunta del millón.



Partamos de la base que los objetivos o logros económicos nunca son un fin en si mismo como la política moderna nos pretende hacer creer. Ellos se modifican permanentemente y los niveles de expectativa de los seres humanos se trasmutan con una velocidad fagocitante capaces de llevarse puesta cualquier administración inquietante o agónicamente dependiente.



¿Cual es el objetivo legitimo de un gobierno entonces? La respuesta es:



GENERAR profundos cambios en las condiciones SUBJETIVAS DE LOS CIUDADANOS, esto es una nueva conciencia real una nueva MENTALIDAD DE SU PUEBLO que nos permita un verdadero crecimiento, Allí anida el cambio revolucionario.



Los cambios económicos por si solos, están demostrado no logran esto. Obsérvese como comunidades atrasadas o pobres pueden ser infinitamente más dóciles desde el punto de vista de la violencia social que otras con mayor poder adquisitivas y de disponibilidades.



El fin "subjetivo " de las masas es por lo tanto el objetivo más trascendental. La nueva Conciencia Social o punto de partida diría yo. Eso es lo mas difícil de lograr.



Se trata ni más ni menos que un nuevo peldaño o punto de partida en los niveles de comprensión de la existencia de un pueblo. Una conducción política que varía en el extravío o sencillamente vegeta se condena al fracaso por más éxitos económicos que inicialmente acredite: esto es simplemente lo que dice el A-B-C de la política científica.



Dispone aunque muchos no se den cuenta de la herramienta mas importante del estado es su aparato educativo y cultural y desde luego el uso correcto del gran sistema comunicacional de propaganda y información.



Tenemos ante nosotros más que una situación de crisis una gran oportunidad, pero para ello debemos saber sumar correctamente a todos.



(*) Por Dr. Humberto Bravo. Presidente del Colegio Mèdico Gremial del Chaco