Lunes, 30 Julio, 2012 - 19:44

Advierten que se "agotó el margen" para que el Estado se financie con el impuesto inflacionario

"Por más baja que sea la deuda, no hay margen para financiarse con el impuesto inflacionario, sin que ello implique devaluación", consideró el economista Ramiro Castiñeira.





El crecimiento del déficit fiscal agotó el margen para que el Estado nacional tenga como herramienta de financiamiento el impuesto inflacionario sin que ello no implique una devaluación, pese a que una baja en los intereses de deuda a pagar en los aliviará las exigencias al Tesoro Nacional en los próximos dos años.



Así lo señaló un informe de la consultora Econométrica, que destacó que en 2013 y 2014 habrá una baja considerable en el monto de vencimientos de deuda en dólares a partir de la política de desendeudamiento que llevó adelante el Gobierno nacional.



"Por más baja que sea la deuda, se agotó el margen para financiarse con el impuesto inflacionario, sin que ello no implique devaluación", consideró el trabajo firmado por el economista Ramiro Castiñeira.



El profesional sostuvo que "la notable baja en los vencimientos de deuda en 2013 y 2014, hace que la necesidad futura de impuesto inflacionario dependerá exclusivamente de la magnitud que alcance el déficit fiscal".



Añadió que "si se acompaña la baja en los vencimientos de deuda, con una baja en el déficit fiscal (con quita de subsidios, principalmente al gas), la necesidad de financiarse vía impuesto inflacionario se reduciría significativamente, alentando en consecuencia también una baja en la inflación".



Econométrica sostuvo que tras perderse el superávit fiscal "el Gobierno nunca procuró" recuperarlo y "comenzó a pagar la deuda pública apoyado solamente en el impuesto inflacionario".



"Desde 2009 al 2011 el uso del impuesto inflacionario no implicaba devaluación gracias al colchón cambiario existente. Pero la constante pérdida de competitividad llevó al atraso cambiario para fin de 2011", sostuvo.



El trabajo afirmó que el "desendeudamiento es un hecho ya que en 2013 sólo se necesitan 4.600 millones de dólares para el pago de la deuda en dólares, y en 2014 sólo 2.400 millones de dólares (0,5% del PBI), si no paga el cupón PBI.



Fuente Agencia DyN