Martes, 24 Julio, 2012 - 19:49

Correo de nuestros lectores
Ahora se para que sirve...

Siempre he tenido la duda sobre la función que cumple en nuestro país el Ministerio de Educación de la Nación.

Pero hoy al escuchar a su titular el señor Sileoni, supe que ese ente gigante burocrático servía para conducir por medio de la ideología las políticas de los jóvenes que asisten a los Colegios.




El digno caballero nos ha dado muestras de su criterio con respecto al comportamiento de los adolescentes que han tomado (y seguramente continuaran tomando) los colegios Nacional y Pellegrini de la Ciudad de Buenos Aires, afirmando que “celebraba que los alumnos participen en política desde jóvenes” y agregó que eso era “un reaseguro para el futuro”.



Para el ministro de Educación Nacional, alguien que debe tener algún límite en sus declaraciones para no continuar fomentando el caos educativo, esto que hacen los chicos es “un triunfo de la Democracia y de la Educación y lo primero que me sale es celebrarlo”. “Esto es una cocina de participación democrática donde se aprende”.



Seguramente, como hombre del gabinete de la señora presidente, habrá puesto muy feliz a la mandataria pues esta no es una noticia de la
“cadena nacional del miedo y el desánimo” por “tanta mala onda propalada”, “Siempre son títulos de catástrofe y horror".



La verdad es que después de escucharlo a Don Sileoni, esto “mete miedo” pues si así se están formando los jóvenes en la etapa secundaria, con total anarquía y sin control
de muchos de esos
padres y menos del Estado, mal nos irá en ese futuro que el Ministro cree tiene reaseguro. Después ya no habrá lugar para quejas cuando observemos por la TV que hay cortes en las autopistas por parte de las Organizaciones Sociales, o los habitantes de alguna de las Villas de Emergencia (perdón ...asentamientos), ciudadanos comunes que ya están podridos de enterrar muertos por la delincuencia o porque las rutas están destruidas y nadie se digna a repararlas y tantos motivos más
que dan fuerza a la sociedad para tomar ese tipo de medidas cuando no son escuchados por el Gobierno y los responsables de cada área.



Para finalizar Don Sileoni, me gustaría comentarle por si no se enteró, que según datos fidedignos de la UNESCO, la Argentina es uno de los países de la región con más baja tasa de graduación en el secundario, lo cual habla de una situación alarmante, aunque para usted esto también sea un triunfo de la Democracia. No me hace gracia señor Ministro pues somos el país que
se ubica detrás de Perú y de Chile, en donde el 70% de los alumnos completan sus estudios secundarios en el tiempo establecido; de Colombia (con el 64%); de Bolivia, (57%); de Paraguay (50%), y de Ecuador (48%) ¿Se dio cuenta como estamos?



Alguno de estos miles de chicos que usted está aplaudiendo hoy por tomar los Colegios en vez de estudiar, le harán llegar sus reclamos el día que deban presentarse para conseguir un empleo digno y le respondan que lamentablemente no reúnen las condiciones por
haber fracasado en los exámenes de rigor que se toman en cualquier empresa al no tener la suficiente capacidad por la falta de instrucción, esa misma que Usted como responsable de la Instrucción en el Ministerio Nacional, celebra en las actuales condiciones.



Usted quedará en la historia como uno de los funcionarios que ayudó a destruir otro poco la educación, pero más será por fomentar la vagancia y la politiquería barata en los jóvenes que son caldo de cultivo para ideólogos de barricada con alfombra roja
y sin escrúpulos como los que piensan igual a usted.



Como ciudadano, me asiste el derecho de expresar una gran frustración ante la presencia en un gobierno, de funcionarios como el señor Sileoni a quien no quiero imaginar mucho tiempo más en esas funciones por el bien de los jóvenes.



“Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee”.

Miguel de Unamuno (1864-1936) Filósofo y escritor español.



(*) DNI 7788556