Lunes, 23 Julio, 2012 - 18:20

Lo condenaron a 29 años y se fugó a la semana

Fue sentenciado por el secuestro y homicidio del comerciante Emiliano Martino en 2010 se fugó de la cárcel de máxima seguridad de Florencio Varela.

Se trata de Marcelo Segovia, que el 13 de julio fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Matanza junto a otros dos cómplices, pero apenas una semana después, el viernes 30, consiguió escaparse de la Unidad 32 del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), informaron hoy fuentes judiciales.



Las autoridades de la provincia de Buenos Aires "están investigando" cómo pudo hacer Segovia para irse del penal, que tiene varios muros de seguridad, y han puesto en la mira de la pesquisa al personal de la dirección de la cárcel, según dijeron los voceros.



Sin embargo, a más de 48 horas del episodio y con la difusión de la noticia, los voceros del Ministerio de Justicia y Seguridad provincial no dieron ninguna versión oficial sobre el hecho.



Junto a Segovia, el Tribunal también condenó a 27 años de encierro a Gonzalo Prelis y a 26 años a Claudia Pérez, una mujer que ya tenía antecedentes por robo calificado.



Cuando le tocó decir sus últimas palabras antes del veredicto, Segovia rechazó las acusaciones en su contra y afirmó que los responsables del hecho solo habían ido a buscar dinero a su casa pero que él no había tenido que ver con el caso.



En la madrugada del 14 de enero de 2010, Martino, de 33 años, llegaba junto a su esposa y su beba de 9 meses a su casa de la calle Beruti al 100 de Ramos Mejía, cuando fue abordado en la puerta por cuatro delincuentes. La banda entró a la casa de la familia y robó dinero -unos 20 mil dólares y 6.000 pesos-, pero un vecino había advertido lo que sucedía y avisó al 911.



Cuando los ladrones vieron a los uniformados decidieron llevarse al dueño de casa como rehén en la camioneta Peugeot Partner de las víctimas.



Hubo un tiroteo y Martino cayó al pavimento herido con una bala en la espalda, mientras que fue abatido uno de los delincuentes; los otros tres fueron apresados y llevados a juicio oral.

En un primer momento se pensó que la bala podía haber sido de la policía, pero el propio gobernador Daniel Scioli anunció entonces que había sido disparada por los delincuentes.



Llegado el momento del juicio, el fiscal Sergio Antín solicitó la prisión perpetua para los tres acusados y los jueces Andrea Shiebeller, Alfredo Rocchi y Matías Rouco, del Tribunal de La Matanza, los encontraron responsables aunque dictaron diferentes grados de condena.

Segovia, de 34 años, recibió la mayor pena, de 29 años de cárcel, mientras que Prelis fue sentenciado a 27 años y la mujer a 26 años.



Ahora, tras la fuga de Segovia, se descuenta que la Justicia ordenará su inmediata captura, pero no será juzgado por su fuga porque la evasión no es un delito. Sí, en cambio, se espera que se abra una investigación para esclarecer cómo se escapó y si tuvo algún tipo de complicidad.
Fuente: 
Agencia DyN