Viernes, 20 Julio, 2012 - 11:29

Lo ratificó la Corte Suprema
Fueron sobreseídos tres médicos acusados de experimentar con un paciente que finalmente murió

Los profesionales del Hospital Fernández habían sido acusados de "homicidio culposo" por haber aplicado en 2006 un tratamiento experimental en un paciente infartado.

Los hechos ocurrieron entre finales de 2006 y principios de 2007, cuando Eduardo D´Angelillo, un taxista de 65 años, ingresó a la guardia del hospital tras haber sufrido un infarto y previo a padecer otros dos.



El hospital Fernández estaba por entonces a cargo del hoy ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Lemus.



Un equipo médico encabezado por el director de Cardiología, Simón Salzberg, e integrado por la cirujana Karina Crotto y la médica Patricia Gitelman, habría resuelto aplicar el "protocolo Finesse", un tratamiento en estado de experimentación que consiste en aplicarle al infartado una combinación de drogas cuyo objetivo era "destapar" las arterias, en lugar de recurrir a la tradicional angioplastia.



El protocolo era auspiciado por el laboratorio Janssen-Cilag, que lo venía practicando en otros países desde un año antes y pagaba a los hospitales una suma de dinero por cada paciente que era sometido a esa práctica.



Según un acta explicativa que firmaron tanto el paciente cuanto sus familiares, el Protocolo Finesse tenía como contraindicaciones potenciales que podía generar hemorragias internas y reacciones alérgicas graves.



En la causa judicial quedó reflejado que el paciente había sido un "caso testigo" y que efectivamente se le había realizado la angioplastia, pero el 14 de enero por la noche murió por una "sepsis general".



Lemus nunca estuvo imputado en la causa, y sus médicos fueron sobreseídos en todas las instancias: el juzgado de instrucción número 33, la Sala Séptima de la Cámara del Crimen, la Sala Primera de la Cámara Federal de Casación Penal y, ahora, la Corte Suprema.



Según un fallo al que tuvo acceso DyN, en su último acuerdo el máximo tribunal, con las firmas de los jueces Elena Highton de Nolasco, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda y Raúl Zaffaroni, declaró "inadmisible" el último recurso intentado por los familiares de D´Angelillo.



El recurso había sido presentado por la viuda, María Angélica Caputo, patrocinada por los abogados Carlos Pérez Galindo y Cristian Pablo Caputo.
Fuente: 
Agencia DYN.