Jueves, 19 Julio, 2012 - 14:40

Resistencia
Justicia colapsada: tres juzgados laborales acumulan casi 40 mil juicios en trámite

El problema se acentúa porque son más las causas ingresadas que las sentencias dictadas, según un informe del Centro de Estudios Nelson Mandela.

ES PROFUNDA Y GRAVE LA CRISIS DE LA JUSTICIA LABORAL

Al inicio del presente año judicial los tres juzgados laborales de primera instancia de la ciudad de Resistencia acumulaban 39.112 juicios en trámite. Este es un dato significativo que refleja el deficiente funcionamiento del servicio de justicia laboral. Sin embargo, el sistema no colapsa por el gran esfuerzo de jueces, magistrados y trabajadores judiciales; pero, evidentemente se atraviesa una dura crisis de gestión si lo medimos simplemente por los resultados, dejando de lado el aspecto cualitativo del servicio de justicia del trabajo, que por cierto es destacable si tomamos en cuenta que solamente fueron revocadas 125 sentencias de un total de 8.143 dictadas en primera instancia en el período 2000/2010.



La congestión de causas es extraordinaria y pone en una crisis muy profunda a los tres juzgados. Es tal el nivel de acumulación de juicios que se torna imposible la correcta prestación del servicio de justicia. El notable déficit acumulado no solo se traduce en el dictado demorado de las sentencias definitivas, sino también de las providencias simples y de los pronunciamientos interlocutorios. La espera que deben soportar los trabajadores demandantes para ingresar a la grilla de dictado de sentencia se aproxima al año. El pronóstico y la proyección de esta crisis de gestión y de servicio es aún más preocupante si tomamos en cuenta que en el período 2000/2010 se acumularon muchas causas que están esperando sentencia.



EL RETARDO DEL SERVICIO DE JUSTICIA

En el período 2000/2010 se iniciaron 21.635 juicios laborales que ingresaron a los tres únicos juzgados del trabajo de esta ciudad que gestionan en la circunscripción judicial que tiene mayor concentración de población y el más elevado índice de litigiosidad laboral. En el mismo lapso se dictaron 8.143 sentencias. Si bien no es aconsejable una traducción directamente proporcional entre las causas iniciadas y aquellas en las que se dictaron sentencia en el mismo período, lo concreto es que el déficit extendido -que se potenciará en el curso de los próximos años- aumentará y se acumulará notablemente, superando la marca actual de retardo en la prestación del servicio de justicia que demandan los trabajadores.



En el período señalado, los tres tribunales dictaron un total de 740 sentencias promedio por año, mientras que recepcionaron 1.966 juicios, también por año promedio. Estas cifras reflejan el deficiente funcionamiento de la justicia laboral por la extraordinaria congestión de causa que se acumularon por año.



COLAPSARÁ LA JUSTICIA LABORAL

El poder judicial atraviesa una dura crisis de financiamiento. Cuando se discutía el presupuesto provincial 2012 se pudo apreciar el déficit de financiamiento y la escasez de recursos que afectaría el normal funcionamiento del poder judicial en el curso de este año. Este factor conspira negativamente y a diario en el funcionamiento del servicio de justicia, con consecuencias sociales visibles e imperceptibles, aunque en casi todos los casos con grave afectación de derechos y de garantías de los sectores más vulnerables y con menores recursos para resolver sus conflictos.



Como algunas discusiones o debates genéricos no alcanzan el grado de entendimiento o de comprensión que son propios de los casos concretos, es conveniente señalar que la única vía de solución para evitar un mayor deterioro de la justicia laboral es la creación de nuevos tribunales del trabajo. Cualquier demora repercutirá en mayor medida y muy negativamente en el servicio de justicia. Los juicios llevados por los tres tribunales de Resistencia son cada vez más largos y tediosos, lo que también permite suponer que no se cuenta con una justicia oportuna y eficiente. Concretamente, para que no colapse el sistema judicial laboral se deben crear nuevos tribunales en forma inmediata porque es la única solución posible.



Como demostración de las situaciones que no se deben producir o que deben ser corregidas, ponemos como ejemplo negativo la decisión de no poner en funcionamiento el juzgado multifueros en la localidad de Nueva Pompeya, creado por ley hace varios años, a pesar de que la población que vive en El Impenetrable chaqueño no tiene justicia laboral, civil, comercial, administrativa y penal. Siempre repetimos que los pobladores de Fortín Belgrano deben recorrer 400 kilómetros para acceder al servicio de justicia en JJ. Castelli. Mientras tanto, con bombos y platillos, se está por inaugurar en dicha ciudad el Hotel Gualok II, con casino incluido y con un variado servicio de entretenimiento. Siempre es conveniente analizar las prioridades de las inversiones en las gestiones de gobierno. De esta manera, podemos comprender y reconocer la brecha que repetidamente existe entre los discursos y las realidades.
Fuente: 
Centro de Estudios Nelson Mandela.