Jueves, 19 Julio, 2012 - 13:00

Greenpeace celebra restricciones a la ganadería intensiva en Chaco

La ONG valoró que el gobierno del Chaco avance sobre ese tipo de explotación en El Impenetrable procurando preservar los bosques nativos.



“Por fin vamos a tener al Impenetrable libre de topadoras. Un paso muy importante para el futuro de los bosques chaqueños y su gente. Los nuevos requisitos buscan que los pequeños y medianos productores puedan desarrollar la ganadería manteniendo los bosques nativos y cumpliendo con la Ley de Bosques”, señaló Hernán Giardini, coordinador de campaña de Bosques de Greenpeace.



El pasado 14 de mayo el gobierno del Chaco dictó una resolución mediante la cual suspendió por 60 días los aprovechamientos silvopastoriles (ganadería + manejo forestal) en bosques nativos clasificados en la Categoría II (amarillo). La misma fue el resultado de la reunión entre el Gobernador Jorge Capitanich y representantes de Greenpeace, luego de que la organización ambientalista bloqueara dos topadoras que estaban desmontando en El Impenetrable con permisos otorgados por la provincia que violan la normativa nacional.



Ahora, tras la finalización de dicha moratoria y de realizar consultas con organizaciones ambientalistas, asociaciones de productores forestales y técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la Subsecretaría de Recursos Naturales de la provincia estableció, mediante la disposición 534/2012, los nuevos requisitos para la aprobación de aprovechamientos silvopastoriles:



La superficie total a autorizar no podrá superar las 300 hectáreas boscosas y se otorgarán por tramos de hasta 100 hectáreas.



Se deberá dejar la mitad de la superficie forestal del predio como reserva.



Queda prohibido el uso de topadoras. Se permite el uso de tractores con hoja de un ancho de corte menor a 3 metros y rolos adecuados a la potencia del tractor y al ancho de la pala.



Para la remoción parcial de especies herbáceas y arbustivas se permitirá el rolado parcial de baja intensidad. Deberá garantizarse la persistencia de por lo menos un 20% de esas especies



Se deberá mantener una cantidad no inferior a 120 árboles mayores de 10 centímetros de diámetro por hectárea. Deberá conservarse toda la superficie del dosel, los diferentes estratos del bosque y todas las clases diamétricas presentes.



La cantidad de ganado deberá ajustarse a la capacidad productiva para evitar los efectos adversos sobre los ecosistemas. El sistema de rotación y clausuras deberá asegurar la regeneración del bosque y su sustentabilidad.



Se crea el “Programa Provincial de Evaluación del Impacto de los Sistemas Silvopastoriles sobre los Servicios Ambientales” con el objetivo de evaluar científicamente su impacto sobre la biodiversidad y otros servicios ambientales claves establecidos por la Ley de Bosques. Cada 3 años se realizará una auditoría para evaluar los impactos ecosistémicos acumulativos.



“Las nuevas restricciones a la ganadería intensiva son un gran avance en la defensa del Impenetrable, un valiosísimo ecosistema forestal que abarca cerca de 4 millones de hectáreas de la región chaqueña semiárida y que alberga especies seriamente amenazadas como el yaguareté, el tatú carreta, y el oso hormiguero”, afirmó Giardini.
Fuente: 
Greenpeace.org