Miércoles, 18 Julio, 2012 - 13:55

Un nuevo peligro para la seguridad y el medio ambiente: la basura espacial

Hay miles de desperdicios en órbita que pueden caer a la Tierra o golpear contra una nave.

Parece que la realidad se empecina en imitar al arte , como dictaminó hace más de un siglo Oscar Wilde. Mientras el director mexicano Alfonso Cuarón filma la película Gravity , en la que George Clooney y Sandra Bullock quedan varados en órbita alrededor de la Tierra luego de que su nave fuera impactada por un trozo de basura espacial , la Agencia Espacial Europea (ESA) advirtió que la ficción “podría llegar a ocurrir” en la realidad si los niveles de residuos continúan aumentando. Y ahí no habrá George Clooney que nos salve .



“Tenemos la obligación de dejar el Espacio a las próximas generaciones tal y como lo encontramos: impecable ”, sostuvo en un comunicado el director general de la ESA, Jean-Jacques Dordain. De los más de 6 mil satélites lanzados desde el comienzo de la era espacial (el 4 de octubre de 1957, cuando la Unión Soviética lanzó el Sputnik I), menos de mil se mantienen operativos. El resto volvió a entrar en la atmósfera o sigue en órbita, abandonado. La situación, según la agencia, implica un alto riesgo de generar nuevos fragmentos de basura espacial si las baterías o el combustible que queda en sus depósitos llegasen a explotar.



Incluso si no se volvieran a lanzar ya nuevos satélites, las simulaciones muestran que los niveles de fragmentos en órbita seguirían aumentando . Para la ESA, esta situación justifica la puesta en marcha de su iniciativa Clean Space (Espacio limpio, en inglés), que investiga métodos que contribuyan a minimizar el impacto medioambiental de las actividades especiales europeas, reduciendo la generación de residuos tanto en la Tierra como en el espacio.



El programa Clean Space incluye iniciativas para controlar el impacto de las tecnologías espaciales sobre el medio ambiente, desde su diseño y fabricación hasta su eliminación al final de su vida útil. Entre los nuevos procesos industriales hay métodos como el de soldadura por “fricción-agitación”, que permite utilizar menos materiales y menos energía para producir resultados de mayor calidad.



Para graficar el problema la ESA utilizó un ejemplo que ya fue parte de una ficción : explicó que un tornillo de apenas dos centímetros que sobrevuele la Tierra a 7,5 kilómetros por segundo tiene un “diámetro letal” suficiente como para destruir un satélite. Casualmente, así comienza el manga (cómic japonés) de ciencia ficción Planetes (1999-2004), escrito e ilustrado por Makoto Yukimura y que luego fue adaptado a una serie de televisión.



Oscar Wilde no se equivocaba.
Fuente: 
Clarín