Martes, 17 Julio, 2012 - 20:55

Escepticismo entre ruralistas por la liberación a las exportaciones de maíz anunciada por el gobierno

El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, reconoció que "como productor, no sembraría más maíz por este anuncio".



El anuncio de la apertura de un cupo exportador para el maíz de 15 millones de toneladas en la próxima campaña 2012/2013 fue recibido hoy con escepticismo y dudas por los dirigentes agropecuarios de la Rural y la Federación Agraria.



El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, reconoció que "como productor, no sembraría más maíz por este anuncio" y alegó que "no es que no le crea (a la presidenta Cristina Fernández), sino que el anuncio no es suficiente, ya que el del trigo no se concretó en la realidad".



"Este año se han vendido muchos menos insumos y semillas para utilizar en la próxima siembra de maíz, que comenzará en setiembre, y eso sólo lo puede hacer cambiar anuncios y realidades concretas, más que palabras", expresó Biolcati en diálogo con la prensa en el predio ferial de la Rural.



El ruralista aseguró que una apertura masiva del Registro de Operaciones de Exportación de maíz podría redundar en "beneficios" para el productor a partir de la "competencia" que se generaría entre los exportadores.



Sin embargo, dijo que "la costumbre del gobierno es administrar la compra a través de cuotas porcentuales por exportador, con lo cual no hay competencia".



Por su parte, el presidente de la Asociación de Maíz Argentino (MAIZAR), Alberto Morelli, celebró el anuncio al afirmar en declaraciones periodísticas que es "muy buena medida, atinada para el sector", y destacó que "esta apertura llega en un momento de alta en los precios internacionales lo que generará seguramente una mejora en los precios internos para el productor".



En coincidencia, el ex presidente de AAPRESID, Gastón Fernández Palma, aseguró que con el anuncio "las perspectivas para el sector son altamente favorables entre otras cosas porque implica enorme posibilidad para incrementar el número de rotaciones de cultivos". Por su parte, el presidente de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, consideró que la medida es "positiva", aunque sostuvo que lo único que el gobierno hace es "enmendar" el error de la política de "distorsión" implementada en los últimos años, en tanto criticó que "el 90 por ciento de esos 15 millones lo terminan exportando las grandes multinacionales".



"Abren la exportación, es un síntoma positivo, pero se lo van a dar a la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), que la manejan cuatro grandes multinacionales", reprochó Buzzi en declaraciones radiales.



En este sentido, explicó que "CIARA va a definir cuánto es el porcentaje para esas multinacionales y cuanto para las cooperativas. Y le van a dar a las cooperativas menos del 10 por ciento".



"Lo que es una buena noticia en los diarios de hoy termina siendo nuevamente la entrega del comercio exterior a los grupos multinacionales", lamentó.

No obstante, admitió que "al productor le van a pagar un poco mejor el precio" y estimó que aumentará "un poquito la siembra de maíz, pero muy poco" porque "la mayoría de las áreas agrícolas en la Argentina van a terminar siendo sojeras".



En la misma línea, el director de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, también planteó dudas vinculadas a quién concretará las ventas al exterior y a qué precios.



"Tengo muchas dudas, por no decir que no les creo nada. Están anunciando para que sembremos, pero en las bolsas de cereales el maíz no cotiza.



Después lo van a controlar ellos, y una vez que lo sembremos, hacen lo que quieren", se quejó.



De Angeli se preguntó: "Vamos a sembrar el maíz, y después ¿quién lo va a exportar? ¿Cuatro firmas, las cooperativas, a qué precio? Ojalá sea cierto, pero yo tengo muchas dudas".



A su vez, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) juzgó en un comunicado que "es bueno que el Gobierno se haya dado cuenta del desastre de su política agropecuaria y la haya cambiado, aunque más no sea en una producción. Siempre es mejor tarde que nunca".



"No es casual el anuncio, ni por la fecha (se desarrollan diversas exposiciones rurales) ni por el momento en que se encuentran los productores de maíz, cuando se sabe que frente al dislate de la intervención de mercado y los cupos de exportación, la intención de siembra cayó a niveles de alarma".