Domingo, 15 Julio, 2012 - 12:53

"Hombres de negro" harán ver a España "como si estuviera totalmente intervenida"

Para revisar las cuentas españolas, a los inspectores del FMI se sumarán los de la UE. Los controles trimestrales serán minuciosos.

“Ponte traje y corbata claros”. El comisario Joaquín Almunia echó mano de la ironía cuando se encontró con el alto funcionario europeo que dirigirá a los hombres y mujeres que viajarán de Bruselas a Madrid para comprobar sobre el terreno que los bancos y el Gobierno español cumplen todas las condiciones a cambio de las cuales recibirán un máximo de 100.000 millones de euros.



Los celebérrimos hombres de negro a los que se refirió el ministro Cristóbal Montoro huyen de la imagen de ejecutores de órdenes sin escrúpulos y sobre todo de la notoriedad. Mantienen el más absoluto silencio sobre sus actividades. No en vano la publicación de sus nombres y fotografías en la prensa griega le ha ocasionado a alguno más de un problema personal. Las imágenes de estos inspectores también han acaparado las portadas de los periódicos de otros países rescatados como Portugal o, más recientemente, Chipre.



El trabajo de los funcionarios que cada trimestre viajarán a España es de una importancia capital. Visitarán entidades financieras privadas y organismos públicos como el Banco de España o el Ministerio de Economía. Tendrán acceso a toda la información que consideren necesaria, incluida toda la que requieran de las entidades financieras que tengan especial interés “por su condición sistémica o condición”, siempre bajo estricta confidencialidad. Europa recibirá cada semana información sobre depósitos o liquidez de los bancos españoles.



EL EQUIPO TENDRÁ ACCESO A TODA LA INFORMACIÓN DE LAS ENTIDADES FINANCIERAS

Por el lado de la Comisión Europea, dirigirán los exámenes dos hombres: el holandés Gert-Jan Koopman y el alemán Jürgen Kröger. El primero, encargado de supervisar las ayudas de Estado a través del FROB, será el responsable político del rescate, ya que redactará los informes sobre España que estudiarán los ministros de Finanzas de la UE. El segundo, director de Asuntos Económicos, se centrará en la parte macroeconómica. “Kröger es un economista puro y duro. Crítico con la política de austeridad de Angela Merkel. Es riguroso y poco diplomático. Como ya tiene experiencia en el rescate a Portugal, tenderá a exigir datos y análisis como si España estuviera totalmente intervenida”, explican fuentes comunitarias.



Dentro del equipo de Koopman estará el jefe de la unidad para España, el alemán Peter Weiss, para los que trabajan los españoles Manuel Palazuelos, Mateo Capó, Javier Jareño y Magdalena Morgese. Los inspectores del Fondo Monetario Internacional (FMI) hace días que ya recorren España. Funcionarios del organismo que dirige Christine Lagarde viajaron a Madrid el mes pasado y de ahí fueron a la Comunidad Valenciana y Andalucía para analizar las cuentas de las comunidades autónomas, uno de los aspectos que más preocupan —junto con el agujero del sector financiero— en Bruselas y Washington.



Pese a que España rechazaba la intervención del FMI en el rescate para no quedar estigmatizado como Grecia, Irlanda y Portugal, la presión de países como Holanda hizo que se llegara a una solución intermedia: el Fondo no prestará dinero a España, pero sí participará prestando asistencia técnica.



Además de la Comisión, el Banco Central Europeo y la autoridad bancaria europea (EBA) verificarán de forma periódica que España cumple con las condiciones impuestas. El Consejo Europeo también intervendrá para cerciorarse de que el Gobierno español lleva adelante las políticas que le exige Bruselas.
Fuente: 
El País.