Sábado, 14 Julio, 2012 - 19:16

La sequía en EEUU apuntala la cosecha argentina

La campaña 2012/2013 comenzó con bajas precipitaciones en EE.UU, con un consecuente impacto en los rendimientos esperados, particularmente en la cosecha de maíz.





La campaña 2011/2012 acaba de finalizar en Sudamérica con el impacto de una sequía que, si bien estuvo lejos de la seca registrada en la campaña 2008/2009, fue lo suficientemente fuerte como para recortar los niveles de producción en dos dígitos.



En el caso de Argentina, mientras que en la campaña 2008/2009 las cosechas de soja como de maíz colapsaron un 30% respecto a la campaña previa, en este última de 2011/2012 el impacto de la seca contrajo los niveles de producción un 16% para la soja y un 11% para el maíz, según estimaciones del Departamento de agricultura de EE.UU.



La campaña 2012/2013 comenzó con bajas precipitaciones en EE.UU., con un consecuente impacto en los rendimientos esperados. Particularmente en la cosecha de maíz que se encuentra en las semanas críticas de floración y la falta de lluvias las ultimas semanas privó de alcanzar un nuevo récord en el nivel de producción. Según USDA, recortó su proyección de 375 millones de toneladas a 329,5 millones, equivalente a una merma del 12,1% en solo cuatro semanas.



La falta de lluvias todavía no afectó con igual impacto a las proyecciones de cosecha de soja en EE.UU., dado que las semanas críticas para este cultivo transcurrirán durante el mes de agosto. Igualmente el ciclo de menores lluvias llevó a USDA a recortar sus expectativas de producción un 5%, respecto a su reporte previo.



Pasando a Latinoamérica, la campaña 2012/2013 recién arranca con la cosecha fina (trigo y girasol), lo que proyecciones sobre la cosecha gruesa (soja y maíz) son 100% expectativas, sustentadas en que tras el paso de la niña, volverían mejores lluvias en el verano, otorgando buenos rendimientos.

En suma, la mala cosecha de EE.UU. impulsó los precios de todos los granos ante la menor oferta que se augura los próximos meses, por lo menos hasta la llegada de la cosecha sudamericana. Para ese entonces los precios volverían a descender, según se desprende del mercado de futuros. Para el caso de la soja en torno a los u$s550 la tonelada.



De confirmarse las expectativas de cantidad y precios (incluso tomando futuros), Argentina se vería beneficiado por ambos aspectos, con una cosecha que se elevaría un 34% en soja y un 19% en maíz, a lo que se suma un incremento del precio de 8% respecto a los precios del 2012. Sólo el sector agropecuario puede impulsar las exportaciones totales un 10% en 2013.

En 2012 Argentina chocó con la restricción externa. El 2013 factores exógenos como el posible rebote de Brasil con apreciación de su moneda, y bajas lluvias en EE.UU., pueden traer los dólares que corran la restricción externa, dando margen para un rebote en Argentina. No obstante, el creciente atraso cambiario hará que rápidamente se agoten los nuevos dólares, para volver a chocar con la restricción externa, y nuevamente esperar a que suba la soja.



Por RAMIRO CASTIÑEIRA,
economista en jefe de Econométrica.



Agencia DyN