Sábado, 14 Julio, 2012 - 08:17

De rodillas, solo ante Dios

El arzobispo chaqueño Fabriciano Sigampa salió a criticar en duros términos que la Nación ponga de rodillas a las provincias, al reclamar un auténtico federalismo en el país.

El arzobispo chaqueño Fabriciano Sigampa salió a criticar en duros términos que la Nación ponga de rodillas a las provincias, al reclamar un auténtico federalismo en el país en medio de la pelea del Gobierno con Daniel Scioli por los fondos para la administración bonaerense.

El prelado no apeló a los medios tonos para cuestionar una situación que a su entender es injusta y antojadiza, producto de la "mala voluntad" del poder central. 



"La Nación nos tiene como ella quiere. Cuando quiere nos da la plata y cuando no, no!", disparó, para agregar: "Dependemos de la voluntad de uno para el resto. Y no hay voluntad: Me pone de rodillas para darme la plata, que es mía".



Monseñor Sigampa insinuó inclusive la posibilidad de que las provincias se rebelen frente a este sistema que estimó arbitrario, al demandar un replanteo serio del actual modo de distribución de los fondos coparticipables.

"El dinero, las divisas que producen las provincias deben ser manejadas por las provincias si es federalismo, si no, nos convertimos en unitarios", advirtió. 



El arzobispo insistió en demandar un federalismo serio, auténtico, para "no tener que vivir de la limosna de nadie y vivir de lo que cada provincia produce", y abundó: "Eso tenemos que defenderlo mucho". 



Sigampa también se quejó de que la Nación les haya "tirado" a las provincias la educación, la salud y la seguridad. 



El planteo eclesiástico, sin medias tintas, fue lejos, en Resistencia, durante un tedeum patrio del lunes en la catedral local con escasa afluencia de funcionarios provinciales, por eso no resonó fuerte en Buenos Aires. 



Apenas una frase de la presidenta Cristina Fernández en una de las tres cadenas nacionales que utilizó esta semana pareció esbozar una respuesta al prelado chaqueño: "Pocas veces ha habido un proyecto tan federal como este que encarnó Néstor en el año 2003 y que me tocó el inmenso honor de continuar a partir de la voluntad popular".

Empero los dichos de Sigampa obligaron a una réplica del gobernador chaqueño Jorge Capitanich, quien salió a defender el porcentual de coparticipación que le toca al Chaco. 



"Ningún gobernador se arrodilla frente a la Presi sino que acompañamos el proyecto", aclaró el martes en una rueda de prensa. El mandatario provincial también rechazó por injustificado el reclamo de Scioli: "Los bonaerenses y porteños siempre se quejan pero por muchos años tuvieron beneficios sobre rentas excedentes e inversiones del país", objetó.

No es la primera vez que la Iglesia pone en duda la efectiva contribución al bien común del actual sistema de Coparticipación Federal. 



En 2008, la Conferencia Episcopal Argentina difundió una serie de propuestas y orientaciones de cara al camino del bicentenario 2010-2016, cuyo fundamento base fue la recreación del diálogo, al que la Iglesia consideró el único instrumento eficaz para convertir la crisis en oportunidad. 



Un marco que, según los obispos, requerirá la vigencia de las instituciones republicanas y de una democracia basada en valores, a fin de revertir el actual cuadro de "inequidad social".

Los referentes episcopales estimaron que para lograrla esa equidad es necesaria la plena vigencia de la división de los poderes republicanos y sobre todo la promoción de un federalismo "auténtico". 



Una condición que al entender eclesiástico supone "la necesaria y justa autonomía de las Provincias y sus Municipios con relación al poder central, no sólo referida al gobierno de esas jurisdicciones sino también a la coparticipación de los recursos".

En síntesis, como se suele decir en la Iglesia: "De rodillas, sólo ante Dios".

Fuente: 
DyN