Viernes, 13 Julio, 2012 - 17:29

España: la subida del IVA será de hasta 13 puntos en algunos productos

El ministro de Hacienda de España, informó que la medida entrará en vigor el 1 de septiembre. También suprimieron la deducción fiscal por la compra de vivienda independientemente del tipo de rentas.

Tras su reunión deliberante con el Rey, el Consejo de Ministros de este viernes ha aprobado en Moncloa un importante paquete de medidas en lo que constituye el mayor ajuste de la democracia, cifrado el pasado miércoles por el presidente, Mariano Rajoy, en 65.000 millones, con vistas a reducir el déficit público.



Entre ellas destaca la subida del IVA que anunció el jefe del Ejecutivo y que, según ha concretado hoy el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, entrará en vigor el próximo 1 de septiembre. También se suprime la deducción fiscal por la compra de vivienda independientemente del tipo de rentas.



El tipo general del impuesto sobre el valor añadido (IVA) subirá del 18% al 21%, mientras el tipo reducido pasará del 8% al 10%. Además, un importante número de productos que estaban en este grupo pasarán a estar tasados por el normal del 21%, lo que supone un alza de 13 puntos porcentuales de un golpe. "Menos el transporte, la hostelería, lo que incluye el turismo, y la cesta de la compra, donde están las bebidas refrescantes, sube el del resto de actividades", ha indicado Montoro. En una nota posterior, Hacienda ha aclarado que tampoco se toca el tributo que grava "los aparatos que sirvan para suplir deficiencias físicas como las gafas graduadas y las lentillas".



Por el contrario, Montoro ha explicado que la medida afectará a "cadenas de peluquería, estética, discotecas, teatros, circos, servicios funerarios, otros espectáculos...". A este grupo hay que incluir las flores y plantas ornamentales, los servicios mixtos de hotelería (cenas con espectáculos), los servicios de televisión digital, la adquisición de obras de arte y los servicios prestados por artistas personas físicas y los servicios de radiodifusión.



No se toca el superreducido del 4%, salvo para la compra de vivienda, que el próximo 1 de enero se verá tasada con un 10%, lo que debería animar algo las exiguas ventas de inmuebles en lo que queda de año. Las obras de renovación y reparación de vivienda que, como medida temporal prevista hasta el 31 de diciembre venían disfrutando de una tributación al 8%, tributarán hasta final de 2013 al nuevo tipo reducido del 10%. El tipo superrecido es el que tasa el pan, la leche, el queso, los huevos, frutas y verduras y otros alimentos básicos. Los libros, los periódicos y las revistas, así como los medicamentos, también tributan al 4%.



"Es obligado hacerlo", ha argumentado Montoro en relación a los motivos que han llevado al Gobierno a elevar el IVA. "Por las circunstancias, por las recomendaciones o por la necesidad de reducir el déficit público", ha añadido antes de defender que, dado que se mantiene invariable el tipo superreducido, el Gobierno no está "causando un especial perjuicio al ámbito social". De este lado también ha sostenido que a cambio del aumento del tipo del impuesto se reducen las cotizaciones sociales, que bajarán un punto en 2013 y otro punto adicional en 2014.



Del lado de los impuestos, sin embargo, hay más subidas, ya que las retenciones por actividades profesionales pasan del 15% al 21% hasta el 31 de diciembre de 2013. También se actualiza el impuesto sobre las labores del tabaco, se modifica el de Sociedades impidiendo que las grandes empresas se desgraven las pérdidas y se incide sobre la imposición medioambiental.



El ministro ha justificado la fecha de entrada en vigor de la medida en que "es la mejor técnicamente". "No podemos retrasarla más una vez se ha anunciado ya, pero tenemos que dar algo de margen para que no haya una distorsión en la actividad económica", ha comentado. Con este periodo de prórroga, el incremento en tres puntos del impuesto al consumo no afectará al sector turístico en su principal mes del año, agosto. También se dan seis semanas para actualizar los sistemas informáticos.



En palabras de la vicepresidenta, "España vive uno de los momentos más dramáticos de su historia". "Estamos obligados a hacerlo de la mejor manera posible, y trataremos de hacerlo con la máxima justicia y equidad", ha afirmado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha reconocido que son medidas "difíciles" que se han visto obligados a tomar porque el déficit público que dejó el Gobierno socialista fue tres puntos superior a lo que habían dicho (un 8,9% frente a un 6,5% esperado). "Son momentos en los que un Gobierno tiene que actuar con rigor y con realismo", ha añadido antes de pasar a enumerar una veintena de reformas para este mes y el próximo periodo de sesiones destinadas, ha puntualizado, a cumplir con las recomendaciones de Bruselas.



Entre las novedades que hoy ha anunciado el Ejecutivo, se pone en marcha la liberación de los horarios comerciales y se suprimen todos los límites a las rebajas. También se va a modificar el código penal para endurecer el castigo a los defraudadores, se ha aprobado una ley de costas, se ha adelantado la liberalización del transporte aéreo y ferrovario y se ha confirmado el mecanismo de ayuda a la financiación de las comunidades autonómas.



Para dar liquidez a este instrumento, que estará dotado con 18.000 millones, el Estado emitirá 6.000 millones de euros con cargo a la futura recaudación de la Lotería.



Para profundizar en la liberalización de los modos de transporte, el Gobierno va a plantear este mismo mes de julio un plan que afectará al sector ferroviario, al aéreo y al transporte terrestre.



Dentro del capítulo de actuaciones que ya había anunciado Rajoy, el Gobierno ha aprobado suprimir la paga extra de Navidad a los funcionarios (y recortes equivalentes en otros sueldos públicos). También reduce el número de días libres, los llamados moscosos pasan de seis a tres mientras los días de libre disposición por antigüedad —canosos— se suprimen, y se limitan las horas de los liberados sindicales. El ministro Montoro ha intentado matizar que los trabajadores públicos lo que van a hacer es "renunciar" a la remuneración de Navidad, "que no se pierde, ya que pasará a cobrarse a partir de 2015 a través del plan de pensiones". Entre los más altos cargos, como exministros o antiguos presidentes del Gobierno, desaparecerán las cesantías, siempre y cuando tengan otros ingresos.



Junto a estas decisiones se ha llevado a cabo un recorte del gasto de los ministerios de 600 millones de euros y se ha acordado abordar una reforma de las pensiones que implica menores prestaciones futuras, al adelantar el llamado factor de sostenibilidad.



Sin salir del sector público y bajo el principio de "una administración, una competencia", se va a reducir el número de concejales en un 30% para ahorrar hasta 3.500 millones. Además, se pondrá en marcha un baremo de calidad de los servicios públicos, que estará en manos de la Administración Central. Con esta medida, los municipios de menos de 20.000 habitantes que no cumplan con unos mínimos de calidad y estén sometidos a planes de ajuste (planes de proveedores), cederán estas competencias a las diputaciones provinciales, que actuarán como gestora centralizada de estas prestaciones. También los interventores y secretarios municipales pasarán a ser dependientes del Estado.



Entre las medidas concretadas este viernes está también la supresión de la deducción por vivienda desde 2013, la rebaja de un punto en 2013 y otro en 2014 de las cotizaciones sociales o el recorte de las subvenciones a los partidos políticos y sindicatos del 20%.



Entre las medidas que anunció Rajoy y que hoy ha aprobado el Consejo de Ministros figura también un recorte a las prestaciones por desempleo de los nuevos parados. A partir del séptimo mes de prestación cobrarán el 50% de la base reguladora y no el 60%, como hasta ahora. El anuncio de esta medida en el Congreso provocó fuertes aplausos por parte de los diputados del Partido Popular al calor de los cuales, la diputada Andrea Fabra supuestamente dijo "que se jodan", lo que ha provocado una gran tormenta en las redes sociales y la petición de dimisión por parte de los socialistas.



Con vistas a lo que no se ha aprobado este viernes pero que llegará en las próximas semanas o meses, el Gobierno prepara también fuertes tasas a la generación eléctrica para cubrir el llamado déficit de tarifa, ya que, lo que pagan los consumidores en el recibo de la luz no cubre los gastos del sistema. Esas tasas tendrán un fuerte impacto sobre las cuentas de resultados tanto de las eléctricas tradicionales como de las energías renovables. El déficit de tarifa sobrepasa ya los 24.000 millones de euros.



Fuente: El País