Viernes, 13 Julio, 2012 - 12:16

Ex empleado de SECHEEP despedido en el 2000
Capitanich pidió prudencia a Conde Olgado y aseguró que hay una amplia voluntad por resolver el conflicto

Solicitó al ex trabajador respeto en las expresiones públicas y explicó que la reincorporación se ajusta a los dictámenes técnicos de los organismos de control externo e internos.

“El Poder Ejecutivo tiene una amplia voluntad de resolver el conflicto pero tenemos que ser estrictamente respetuosos de la Ley”, manifestó el gobernador Jorge Capitanich respecto al extrabajador de Secheep, Miguel Conde Olgado –quien fue despedido en el 2000-. Al cumplirse 12 años de la instalación de la carpa de reclamo, el primer mandatario explicó que la posición del manifestante no es compatible con las recomendaciones de los dictámenes técnicos de los organismos de control externo e interno de la provincia y pidió prudencia en sus manifestaciones públicas.



Capitanich recordó que se puso a disposición del conflicto profesionales técnicos de la Asesoría Legal de la Provincia, la Fiscalía de Estado y el Tribunal de Cuentas. Los organismos manifestaron que la readmisión debería ordenarse garantizando al Estado Provincial la solución integral y cancelando todas las cuestiones judiciales pendientes; las que deberían desistirse por el interesado en especial la acción autónoma de nulidad -expediente 1170/08 en el juzgado de trabajo-. Además detalló que los dictámenes impiden al Poder Ejecutivo y a Secheep mantener cualquier tipo de negociación sin que Olgado desista de proseguir con acciones judiciales que derivarían en pérdidas millonarias sin una sentencia firme que lo justifique.



En este sentido remarcó que el gobierno abrió una instancia de negociación pero el extrabajador tiene una actitud irreductible. “Una negociación entre partes implica que cada una debe ceder y ajustarse a derecho”, señaló e insistió en que el Estado puso a disposición mecanismos de solución. Recordó que en varias oportunidades recibió personalmente a Miguel Conde Olgado y lo trato con mucho respeto. Por lo que manifestó su molestia ante los agravios e injurias realizados hacia su persona por el reclamante y pidió moderación y respeto en las declaraciones.