Jueves, 12 Julio, 2012 - 21:50

El congreso ordinario de la CGT sesionó "a puertas cerradas"
Moyano fue reelecto con el respaldo de 106 gremios y amenazó con llamar a "repensar el voto en 2013"

La designación fue posible gracias al voto favorable de 1009 delegados congresales que representan, según el moyanismo, al 54,7 por ciento del total.

El camionero Hugo Moyano fue reelecto hoy como titular de la CGT por el voto de delegados congresales de 106 gremios, en un acto del que no participaron el sindicalismo barrionuevista ni el sector de los denominados "gordos" e "independientes", que se oponen a su continuidad al frente de la central sindical.



La designación de Moyano como secretario general de la CGT fue posible gracias al voto favorable de 1009 delegados congresales -hubo 4 votos en blanco- que representan, según el moyanismo, al 54,7 por ciento del total.



De esa manera, intentó legitimar el congreso al argumentar que participaron más de la mitad de delegados congresales, luego que el Ministerio de Trabajo decidiera invalidarlo por encontrar que la convocatoria no cumplía con los requisitos necesarios.



Según los organizadores del congreso cegetista, del evento participaron 1013 congresales sobre un total de 1851.



Los que asistieron a la elección de autoridades de la CGT son representantes de 106 gremios entre los que se incluyen los congresales de 47 sindicatos que hoy fueron admitidos como nuevos confederados por el congreso extraordinario de la central sindical.

El congreso ordinario de la CGT sesionó "puertas cerradas" en el micro estadio del club Ferro carril Oeste, donde el camionero Moyano se convirtió en el primer sindicalista que asume la conducción de la central obrera de la calle Azopardo por tres veces consecutivas.



Por otra parte, el moyanismo reemplazó como miembro del consejo directivo de la CGT a la dirigente la alimentación Viviana Córdoba -que renunció a la CGT hace más de dos años- por Jorge Bucchini, un referente de los trabajadores del CEAMSE.



La re-reelección de Moyano en la práctica oficializa la ruptura del sindicalismo confederado en tres, el moyanismo, el sector de los "gordos y los independientes" -que harán su propio congreso para elegir a nuevas autoridades en octubre próximo- y el barrionuevismo.



En la CGT moyanista militan camioneros, UATRE (peones rurales) petroleros privados, judiciales, Dragado y Balizamiento, APLA (pilotos de aviones) municipales, canillitas, bancarios, peajes, panaderos, Urgara (recibidores de granos) plásticos, el SUTEP (espectáculos públicos) y conductores de taxis.



Además están los trabajadores ceramistas, lecheros, trabajadores del gas, empleados de la ANSES (APOPS), lavadores industriales, personal de enfermería, curtidores, sombrereros, la UTEDIC, empleados del caucho, marítimos, portuarios (SUPA)guincheros, gasistas y tintoreros entre otros.



En tanto que en el sector disidente que persigue el alejamiento de Moyano de la CGT, se contabilizan a la UOM, el SMATA, la UOCRA, empleados de Comercio, Sanidad, Alimentación, peones de taxis, colectiveros, La Fraternidad, Luz y Fuerza, Aduanas, modelos y docentes particulares, entre sus referentes.



Mientras que el barrionuevismo, nuclea a gastronómicos, Estaciones de Servicios, Obreros del Vidrio, Maestranza, Vialidad Nacional, UDA (docentes), Viajantes, Seguridad, UPADEP (aeronavengantes privados) y árbitros, entre otros.



El titular de la CGT, Hugo Moyano, profundizó hoy su pelea con el gobierno nacional al amenazar con llamar a los trabajadores a "repensar el voto en 2013" en contra del kirchnerismo, luego de lograr su tercer mandato al frente de la central obrera en el marco de una ruptura sindical.



En un acto que se caracterizó por la amplia concurrencia de gremialistas Camioneros de todo el país, el jefe de la central obrera intensificó sus críticas al kirchnerismo y hasta adelantó que la nueva CGT comenzará a pedir también por la "insostenible inflación" y la "inseguridad que ha atemorizado a la sociedad".



Los duros cuestionamientos al gobierno nacional se vieron reflejados en cada uno de los discursos que los principales dirigentes moyanistas ofrecieron al término del congreso de la CGT y hasta se escucharon silbidos contra la mandataria Cristina Fernández cuando el titular de Uatre, Gerónimo "Momo" Venegas, mencionó con ironía a la "excelentísima señora presidenta".



"Mucho de ese 54 por ciento es de ustedes los trabajadores", advirtió Moyano en referencia al respaldo que logró la primera mandataria para alcanzar su reelección en los comicios del año pasado.



Al respecto agregó: "Que empiece a dar respuesta a sus reclamos la presidenta y, si no, empecemos a pensar en términos políticos. Si no hay respuesta a quienes han contribuido al triunfo de la presidenta tendremos que repensar el futuro voto del año que viene", lanzó.



Entre aplausos y gestos de adhesión de los sindicalistas que lo acompañaron en el palco principal como Venegas, Julio Piumato, Juan Carlos Schmid y Omar Plaini, entre otros, el secretario general de la CGT aseguró que los trabajadores "no pueden votar a quienes le niegan la legitimidad de sus reclamos" y tampoco a quienes "desprecian a los trabajadores".



Las intervenciones de Moyano eran seguidas atentamente, desde el escenario, por sus hijos Pablo y Facundo, ubicados en los extremos derecho y izquierdo, respectivamente.



Moyano prometió continuar con sus reclamos ante el Ejecutivo nacional por el mínimo no imponible, las jubilaciones y las asignaciones familiares, y señaló que con la conformación del nuevo Consejo Directivo de la CGT también se pedirán medidas contra la inflación y la inseguridad.



"Es insostenible ya el tema de la inflación. Y se hace más insostenible porque hay que discutir los salarios con los empresarios y con el Estado que se queda con parte del salario de los trabajadores porque no aumenta el mínimo no imponible. Es un tema que el gobierno tiene que solucionar de forma inmediata", indicó el referente del gremio de los camioneros.



Alertó también que en la "agenda" cegetista, otro de los temas que se planteará es el de la inseguridad que "ya ha atemorizado a la sociedad que no encuentra la solución que el Estado le debe dar y no le da".



El jefe de la CGT prometió continuar con el plan de lucha contra el gobierno, tal como lo planteó antes de su discurso el titular de la Asociación Bancaria, Jorge Palazzo, quien advirtió que en el moyanismo "estamos hechos para la lucha y no nos asustan los compañeros que acompañan políticas nefastas".



Escoltado por las imágenes de Juan Domingo Perón y Eva Perón, Moyano denunció las "presiones", "amenazas" y "aprietes" del gobierno para "tratar de impedir" que la CGT celebre el congreso en el que lo volvieron a elegir al frente de la central obrera.



"Jamás en la historia un gobierno trató de incidir en las organizaciones gremiales", afirmó el jefe cegetista, quien en todo momento se mostró junto a Venegas, uno de los dirigentes sindicales con los que estuvo distanciado hasta fines del año pasado.



Al respecto, el referente de los sindicalistas Camioneros acusó a los "ministros" del gobierno nacional de "hacer lo imposible" para frustrar la realización del congreso cegetista -en particular al de "Educación", Alberto Sileoni, y de "Trabajo", Carlos Tomada- y hasta denunció que en el kirchnerismo "buscan la confrontación permanentemente".



"Ningún gobierno que se crea peronista puede atacar al movimiento obrero organizado", lamentó el jefe de la CGT ante los cientos de trabajadores que se acercaron al microestadio de Ferro.



Por último, Moyano llamó a la unidad del movimiento obrero y ante las críticas de sus opositores señaló que "es preferible que te odien por reclamar y no que te desprecien por inútil".



Fuente Agencia DyN