Jueves, 12 Julio, 2012 - 07:15

El mundo rinde tributo a la banda inglesa
Rolling Stones: 50 años marcando la historia del rock

El 12 de julio de 1962 un grupo de adolescentes ingleses dio su primer recital en  the Marquee Club. Nadie suponía que años después se convertirían en las "Majestades Satánicas".

Un el número 165 de Oxford Street en Londres, el club de sus inicios ha dejado de existir pero los Rolling Stones (piedras rodantes; inspirado en un tema de Muddy Waters) siguen apasionando a multitudes, 50 años después de su primer concierto que revolucionó la historia del rock & roll. eran agitadores y se daban a conocer con el nombre de Rollin’ Stones (aún sin la “g”).



Un banco reemplaza hoy al Marquee Club donde el 12 de julio de 1962 un nuevo grupo formado por Brian Jones, Mick Jagger, Keith Richards dio sus primeros pasos en un escenario con un show de blues de 50 minutos, junto al tecladista Ian Stewart (fallecido en 1985), el baterista Tony Chapman y el bajista Dick Taylor.



Jagger y Richards, amigos de infancia, tenían entonces 19 años, y Brian Jones 20.



Los reyes de la provocación, a los que se unieron posteriormente Bill Wyman (bajista entre diciembre de 1962 a diciembre de 1992) y Charlie Watts (baterista desde enero de 1963), no podían imaginar que iban a convertirse en una referencia para generaciones de músicos.



“Empezamos como un grupo de blues, tocando en clubes, y nos encontramos llenando los mayores estadios del mundo con el tipo de espectáculo que ninguno de nosotros habría imaginado al principio”, se maravillaban los Rollings en marzo pasado en su página oficial, resumiendo “cincuenta años fantásticos”.



SECRETOS Y EXCESOS

Uno de las tragedias que marcó a la banda fue la muerte de Brian Jones en 1969, fundador del grupo y carismático guitarrista, termino ahogado en la piscina de su casa. Causó gran curiosidad que tras la noticia de su muerte, Mick Jagger se apresuró a decir "yo no fui".



Fue sustituído para el concierto de Hyde Park por Mick Taylor, que luego se bajó del tren de vida Los Rolling, porque presintió que su vida corría peligro, y tras su partida en 1974 llegó el carismático y, ahora artista plástico, Roon Wood.



SEXO, DROGA Y ROCK AND ROLL:
Nadie para retratar su lado salvaje como Robert Grendfield en “Viajando con Los Rolling Stones”, donde luego de su apogeo en los sesentas, capto toda la turbulencia de orgías, drogas y sexo a mansalva de su gira 72, con un cast que incluía a: Andy Warhol, Truman Capote, la princesa Redziwill, Los Hells Angels.

 Jagger y Richards pueden presumir sus encontronazos con las drogas y sus romances de escándalo, pero el bajista original Bill Wyman (biógrafo oficial y quien más memorabilia del grupo tiene) afirmó que en su vida de Rolling se acostó con tres mil mujeres, todo un Record Guinness.



Pasaron de pequeños clubs, a teatros, arenas y luego al rock de estadios. Durante estos 50 años llegaron a vender más de 200 millones de discos y, aun así, hubo un tiempo en que por “No ser buenos vendedores”, su disquera los obligaba, por contrato, a hacer promoción.



EL "RECHAZADO STONE":
Billy Wyman público en 1977 su Stone Alone, que caló bastante en sus compañeros. Cuando los Stones estuvieron en México, se les preguntó que opinaban de libro, a los que Jagger le pregunto a Richards ¿Quién es Billy Wyman? Y luego a los demás ¿Ustedes lo conocen? No.



BIOGRAFÍAS:
Hay muchas una autorizadas, otras no. Pero, escritas por ellos está “Vida”, de Keith Richards y “Memorias de un Rolling Stone”, de Ron Wood. Una reciente: “Mick The Wild Lifeand Mad Genius of Jagger”, descubre, según su autor, Christopher Andersen” hasta amoríos de la iguana que canta con David Bowie, aparte de Angeline Jolie (que no se dejó) y Carla Bruni, que sucumbió; a pesar de las suplicas de Eric Clapton a Mick, de que estaba enamorado de la (ahora) señora de Sarckozy.



 Hay una extensa videografía de documentales y conciertos pero, Shine A Light, de Martin Scorsese, se cuece aparte: el ex Presidente Bill Clinton, los contrató para su fiesta de cumpleaños y no solo tuvieron que dar el concierto, sino tomarse fotos y dar autógrafos a casi todos sus invitados, por no ver las letras chiquitas del contrato.



LA TAN MENCIONADA RIVALIDAD:
Son legendarios los dimes y diretes entre Jagger y Richards, antes de cada gira, porque se dan hasta con la cubeta (que casi siempre acaba en la mano de Keith). Los demás callan, incluso el siempre callado Charlie Watts, que parece que habló por vez primera en el documental de Exile on Main Street.

Dos frases célebres que pintan su mística: “Yo nunca he tenido problemas con las drogas, mis problemas han sido con la policía” (Richards, que luego se fumó hasta las cenizas de su padre). “Tienes una semana para dejar la cocaína y el alcohol, si no estás fuera de la gira” (Jagger a Ron Wood).





GIRA 2013:
Para celebrar, el cuarteto se reúne este jueves, en su primer acto público desde su último concierto en Londres de la gira “A Bigger Bang” en agosto de 2007; en apertura de la exposición fotográfica “The Rolling Stones: 50”, la sala Somerset House de Londres, y coincide con la publicación de un libro homónimo, que incluye 700 imágenes comentadas por los músicos.



A finales de abril, los Rolling Stones se reunieron cerca de Nueva York para una serie de ensayos, para filmar un documental que se estrena en setiembre, aún sin título, dirigido por Brett Morgen.



El mes pasado, Richards aseguró a la revista “Rolling Stone” que en julio la banda se reunirá en Londres para discutir posibles conciertos. “Es todo muy secreto… Iré a Londres, y allí descubriré más”, afirmó. Los rumores apuntan a una posible gira de despedida en 2013.



“Me gustaría hacer un par de shows y ver qué pasa”, dijo el guitarrista.





Será una nueva oportunidad de abordar la tensa relación en el dúo central formado por el carismático Jagger y el turbulento Richards, famoso por sus geniales `riffs´ pero también su adicción a las drogas y al alcohol. La tirantez resurgió en 2010 con una autobiografía de Keith Richards que, entre otros dardos, reprochaba a Jagger que hubiera aceptado una distinción honorífica de la reina Isabel II.



“A veces me digo Echo de menos a mi amigo. Me pregunto, ¿Dónde está?”, escribió el guitarrista, que apodó irónicamente a Jagger “Su Majestad”.







LAS OBRAS QUE A UN FANÁTICO NO PUEDE FALTAR

BIG HITS (HIGH TIDE AND GREEN GRASS) (1966): La primera recopilación de los Rolling es una buena aproximación a los éxitos de la época en la que contaban con Brian Jones entre sus filas. Es preferible la versión británica, que tenía una lista de canciones distinta a la edición norteamericana, y que incluye Paint it black, Get off my cloud, Lady Jane y, por supuesto, (I can’t get no) satisfaction.



BEGGAR´S BANQUET (1968): Con este disco, el grupo de Mick Jagger y Keith Richards abandona la psicodelia y se centra en el rhythm and blues. Sympathy for the devil abre un disco que se convierte en el primero del mejor póquer de álbumes de los Stones y el último en el que el disfuncional Brian Jones trabajó al ciento por ciento.



LET IT BLEED (1969): Sus Satánicas Majestades terminan los ‘60 con su mejor álbum hasta esa fecha, que marcó la entrada en la banda del guitarrista Mick Taylor. Una colección memorable desde su comienzo, Gimme shelter, a su fin, You can’t always get what you want, con homenaje al maestro del blues Robert Johnson (Love in vain) incluido.



STICKY FINGERS (1970): Brown sugar, Wild horses, Bitch, Sister morphine son clásicos empaquetados en una de las portadas más famosas del rock. En España, por caso, la censura franquista consideró impúdicos los apretados “jeans” que mostraba la tapa del disco, creación del artista neoyorquino Andy Warhol, quien en la edición original diseñó un cierre para bajar o subir en tiempo real.



EXILE ON MAIN STREET (1972): Los Stones grabaron su obra maestra en uno de los momentos más turbulentos de su carrera. Huyendo del fisco británico, la banda se refugió en el sur de Francia para firmar una demoledora colección en la que figuran Rocks off, Happy y Shine a light. El doble álbum fue reeditado hace dos años con todos los honores y una decena de temas inéditos.



SOME GIRLS (1978): El grupo se reinventa con los ritmos de la música disco y la energía del punk con este álbum, aupado en los rankings por Miss you, uno de los mejores singles de toda su discografía. Jagger y Richards emprenden un período de espléndida madurez. La reedición de hace unos meses ha sacado a la luz inéditos grabados en esos años de plenitud.



EMOTIONAL RESCUE (1980): Al comienzo de su tercera década de actividad, los Stones se dejan contaminar por la música disco y el reggae, con grandes resultados comerciales. Pero no pierden su estilo y dejan la marca de la casa en temas como She’s so cold.



TATTOO YOU (1981): Pasará a la historia por su comienzo demoledor, Start me up, considerado el último de los grandes clásicos de la banda, que contiene uno de los riffs más reconocibles de Keith Richards. En su última gira, el grupo lo empleaba aún como arranque de sus conciertos. El lado B, plagado de baladas hermosas.



STEEL WHEELS (1989): Después de haber impacientado a sus fans durante buena parte de la década con discos menores y las respectivas aventuras solistas de Jagger y Richards, los Stones regresan a lo que mejor saben hacer. Recuperación de estilo. Es el último disco con Bill Wyman, quien se abrió el del grupo algo desgastado.



A BIGGER BANG (2005): El último álbum de estudio de los Rolling Stones hasta la fecha y el único editado en el siglo 21. Lo mejor del disco es que suena a los Stones; lo peor, que la banda no incluyó ni uno solo de sus temas en la gira mundial que hizo tras su publicación. Su comienzo es demoledor (Rough justice) y tiene una crítica al Estados Unidos de Bush (Sweet neo con).



Video.