Martes, 10 Julio, 2012 - 21:26

Se fracturó la CGT: habrá dos elecciones y Caló se confirmó como candidato del antimoyanismo

El antimoyanismo convocó para el 3 de octubre a elecciones para renovar la conducción y desconoció así el congreso que Hugo Moyano realizará el jueves próximo.









La fracción opositora a Moyano formalizó por al metalúrgico Antonio Caló como su candidato para suceder al camionero. Moyano, a su vez, criticó con dureza a sus rivales en una conferencia que brindó en la CGT al señalar que "prefieren el calor del poder".

En una jornada cargada de actividades, ambos sectores que se disputan el poder en la CGT realizaron reuniones en las que fijaron sus posiciones.



El sector cegetista que se opone a la reelección del jefe del gremio de los Camioneros confirmó que no participará de los comicios que el próximo jueves realizará el moyanismo y que no fueron avalados por el Ministerio de Trabajo.

Por su parte, Moyano descalificó la convocatoria de sus rivales y ratificó las elecciones del jueves, en las que afirmó que se impondrá como "el único secretario general de la CGT" elegido "legal y legítimamente".



Los antimoyanistas se reunieron en la sede de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), de esta capital, y resolvieron que el 23 de agosto sesionará el Comité Central Confederal, que el 3 de octubre serán las elecciones y que Caló será su candidato, tal como lo ratificó después el propio dirigente metalúrgico.

En la reunión antimoyanista participaron 16 de los 31 miembros del consejo directivo de la CGT, según Caló.



Entre quienes pudo contabilizarse figuran Caló (UOM), Omar Viviani (Taxis), Juan Belén (UOM), Noe Ruiz (Modelos), Armando Cavalieri (Mercantiles), Héctor Daer (Sanidad), Omar Maturano (Fraternidad), Carlos Sueiro (Aduanas), Oscar Lescano (Luz y Fuerza), Gerardo Martínez (Uocra) y Roberto Fernández (UTA).



"CGT habrá una sola, que es la que tenga legitimidad y legalidad y que exprese a la mayoría del movimiento obrero, y será la que sea electa el día 3 de octubre", remarcó el dirigente de Sanidad Héctor Daer luego del cónclave.



Daer indicó que "nosotros vamos de acá en adelante a convocar a la totalidad de las organizaciones sindicales a dejar de lado mezquindades y egoísmos para que todos podamos transcurrir un proceso electoral que nos contenga a todos".



En una dura declaración, que no mencionó a Moyano, los cegetistas opositores remarcaron que "los trabajadores no tienen abanderados ni mucho menos dueños" y se comprometieron a "consensuar una conducción independiente de los poderes del Estado, de los gobiernos y de los intereses foráneos, pero integrada y constructora de los puentes necesarios para alcanzar acuerdos indispensables y los objetivos fundamentales".



Moyano, por su parte, rechazó el llamado al congreso del 3 de octubre y, por el contrario, señaló que "todo se mantiene en el cause normal, por ahora nada ni nadie va a poder modificar lo que hemos decidido, ni una supuesta reunión del secretariado (de la CGT) ni nada que se le parezca".



"Hay dirigentes que prefieren el calor del poder de turno o de las patronales y no a los trabajadores", aseguró el jefe de la central obrera en referencia a los dirigentes que se le oponen. Consideró que la convocatoria de los antimoyanistas "no tienenada que ver con la realidad" porque "no tienen un respaldo jurídico" y adelantó que tras los comicios del jueves él "será el único secretario general" elegido "legal y legítimamente". "No me interesa que no estén cómodos conmigo, o que se sientan incómodos. Claro que se van a sentir incómodos, saben por qué, porque yo estoy al lado de los trabajadores", agregó.



Por su parte, Caló después de la reunión evitó responderle a Moyano y sólo señaló que el lleva ocho años de gestión al frente de la CGT y que un sector consideró que "se necesita una renovación". Sobre el llamado a elecciones del antimoyanismo afirmó que ese sector está "en condiciones de funcionar como un secretariado de la CGT" y negó que Moyano pueda rechazar la convocatoria: "Esto ya está, no se puede impugnar más". "Esta CGT que se está armando no es anti nada, es una CGT al servicio de los trabajadores", resaltó el metalúrgico y reconoció que tras los comicios de octubre habrá "dos" centrales obreras por lo que luego se deberá determinar la legitimidad de cada una