Martes, 10 Julio, 2012 - 16:40

Pese a receso invernal, sigue juicio de Marita Verón

Según fuentes vinculadas a la causa, el juicio no admite más dilaciones, ya que aún no declaró ni la mitad de los testigos convocados por las partes.

Los jueces de la cámara del crimen 2 de Tucumán continuaron hoy, pese al inicio del receso judicial de invierno, con las audiencias por el secuestro de María de los Ángeles Verón, donde incorporaron dos declaraciones por lectura.



En una de las declaraciones se sumaron al juicio los dichos de una testigo recabados en 2002, porque la mujer explicó que padeció tiempo atrás una meningitis que le acortó su memoria remota.



La mujer había acusado a uno de los imputados, el ex policía Pascual Andrada, de intentar llevarla a La Rioja para ejercer la prostitución en los locales de Lidya Medina, también procesada en la causa por manejar los locales nocturnos a los que según varios testimonios fue llevada Verón.



Si bien en los tribunales de Tucumán comenzó hoy el receso judicial de dos semanas, los jueces a cargo de la causa por la desaparición de Marita Verón demostraron en la práctica que no tendrán descanso y reanudaron esta mañana las audiencias en doble turno.



Según fuentes vinculadas a la causa, el juicio no admite más dilaciones, ya que aún no declaró ni la mitad de los testigos convocados por las partes, lo que confirma que el proceso que comenzó en febrero se extenderá hasta noviembre.



En ese marco, un relevamiento del diario La Gaceta indicó que declararon 69 testigos en 58 sesiones del juicio, pero restan otros 74, a los que se podrían sumar cinco más solicitados por las partes.



Desde el inicio de las audiencias no todas las declaraciones tuvieron el mismo impacto ni relevancia, como es lógico en un proceso de estas características.



En la audiencia de hoy, una testigo aclaró que no recordaba nada de lo sucedido antes de 2007, cuando tuvo una meningitis producto de la cual perdió la memoria remota.



Por eso, el testimonio de la mujer fue incorporado al proceso mediante la lectura de las declaraciones que hizo en abril de 2002, cuando afirmó que el ex policía Pascual

Andrada quiso llevarla a La Rioja para que ejerza la prostitución en un local de Medina, otra de las imputadas.



Del mismo modo se incorporó por lectura la declaración de María de los Angeles B., quien no fue encontrada por la policía para que testifique.



Esta segunda declaración leída data de noviembre de 2003, cuando denunció que fue secuestrada y llevada a un prostíbulo de Las Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero, donde aseguró haber estado con Marita Verón.
Fuente: 
Agencia DyN