Sábado, 7 Julio, 2012 - 17:51

Comenzará en los próximos meses
Chaco exportará arándanos desde el aeropuerto de Resistencia

El gobernador anunció que la exportación comenzará en los próximos meses y que la aeroestación chaqueña se convertirá a en un centro internacional de carga.

El gobernador Jorge Capitanich informó que, en el marco de la iniciativa que impulsa al Chaco como una de las provincias que producirá y exportará arándanos, se espera que en los próximos meses, el producto que ya se cosecha en otra parte del país, sea despachado al exterior desde el Aeropuerto de Resistencia, que de esta manera se convertiría en un hubs (centro) internacional de carga.



En el transcurso de la semana pasada, el primer mandatario provincial se reunió con el subsecretario de Recursos Naturales de la Nación, Luciano Di Tella; con productores de arándanos de la empresa Tecno Vital, con quienes analizó la exportación del fruto desde el aeropuerto de la capital chaqueña.



“Se enmarca dentro de los objetivos de la Provincia, de catapultar al aeropuerto de Resistencia como hubs de carga, ya que cuenta con la infraestructura y la logística necesaria para exportar a Europa y Estados Unidos”, destacó Capitanich.



De la reunión también participaron: el ministro de la Producción Enrique Orban, funcionarios de Aduana, AFIP y del Aeropuerto de Resistencia.



La matriz productiva de la Provincia continúa creciendo y tiende a diversificarse. En ese contexto, “en concordancia con el Gobierno de nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, nosotros trabajamos con el objetivo de generar valor agregado, la industrialización en origen y generar y promover el empleo privado formal de carácter sustentable, principio que llevamos a cabo desde el inicio de nuestra gestión”, señaló el gobernador.



La empresa Tecno Vital, que produce y exporta distinta variedades de genética de arándanos, tiene su centro productivo en Concordia, Entre Ríos. Con el objetivo de disminuir tiempo y costos en lo que respecta al envió de la producción al exterior, desarrolló esta misma experiencia en el aeropuerto de Tucumán, en donde el año pasado se realizaron más de 60 vuelos con destino a los mercados más sofisticados del mundo. El objetivo es sumar al aeropuerto de Resistencia a dicha iniciativa.



En ese contexto, “el Aeropuerto de Resistencia es un hubs internacional de carga a partir de este emprendimiento, ya que a partir de septiembre u octubre se establecerá la primera carga”, resaltó Capitanich.



En este sentido, el subsecretario de Recursos Naturales de la Nación aseguró que Resistencia cuenta con el desarrollo logístico necesario para replicar esta misma experiencia con éxito. “No está congestionado y permitirá disminuir horas de vuelo. Se trata de una iniciativa que apunta a convertir a la capital chaqueña, en un polo de exportación de excelencia”, subrayó.



LA PRODUCCIÓN DE ARÁNDANO EN LA PROVINCIA



En lo que respecta al interés de producir arándanos en el Chaco, el ministro de la Producción, Enrique Orban manifestó que las condiciones climáticas y de suelo son favorables. Para ello adelantó que llegarán a la provincia, ingenieros especializados que analizarán los factores necesarios ya que se necesitan suelos francos, arenosos y ácidos, además de rutas para los accesos y disponibilidad de agua al momento de emprender la producción de esta planta.



Además, destacó que hay empresarios locales interesados en esta producción, como la Estancia Don Pano, del Grupo Eurnekian, en Presidencia Roca. “Es un fruto con alta demanda internacional y nuestra zona puede entrar en contra estación, cuando ellos no tienen producción, lo que nos permitirá comercializarlo a un alto precio”, explicó el funcionario.



La producción de arándanos representa un alto grado de ocupación en la zona ya que fundamentalmente en temporadas de cosecha se necesitan alrededor de 10 a 12 personas por hectárea. Lo que implicaría que para 100 hectáreas sean aproximadamente 1.200 personas las que trabajen durante no menos de cuatro meses al año.



En la provincia los lugares factibles para este tipo de emprendimientos serían las zonas de la Isla del Cerrito, Makallé, el departamento General San Martín, Dónovan, Bermejo y Primero de Mayo, lugares cercanos a ríos donde además las heladas no impactan fuertemente, explicó el ministro. “Queremos desmitificar la versión de que en Chaco no se podía producir arándano. El Estado va a estar dispuesto a apoyar y direccionar todos los proyectos de arándanos en nuestra provincia”, aseguró Orban.



En este sentido adelantó que la provincia pondrá a disposición sus tierras propias para hacer la base y los viveros necesarios para poner plantines que se necesitan al producir arándano. En esa línea recordó la planta es frutal tiene la característica de ser perenne, ya que una vez implantada dura más de 20 años produciendo y además resaltó que es rica en vitaminas y contiene numerosas propiedades que favorecen a su comercialización.



LOGÍSTICA INTEGRADA



Federico Bayá de la empresa Tecno Vital, una de las principales exportadores de arándanos del país destacó que la reunión fue “altamente positiva” ya que se pudo avanzar en la posibilidad de utilizar el aeropuerto de Resistencia y replicar la experiencia de Tucumán.

Asimismo explicó que actualmente el 50 por cierto de lo que producen va al mercado Europa entre Europa Continente e Inglaterra y un 40 por cierto a Estados Unidos y el resto a Canadá y Asia. “Estamos muy motivado y apuntamos este año a realizar el primer ejercicio con dos a tres vuelos porque contamos con toda la infraestructura necesaria para comenzar hacerlo”, aseguró.



El empresario destacó la importancia de que la experiencia y produzca arándanos. “Es un cultivo con gran mercado mundial y esperamos, en poco tiempo, exportar arándanos plantados en Chaco”, concluyó.



El arándano se consume tradicionalmente en Norteamérica y algunos países europeos como Italia, Inglaterra, Alemania y Holanda; y en Japón. Constituye un mega mercado de más de 262 millones de consumidores.



Este cultivo está incorporado a la dieta habitual como fruta fresca, deshidratada o congelada, en comidas dulces o saladas, y en aplicaciones industriales tan diversas como productos farmacéuticos, colorantes, pastelería, jugos concentrados, purés, mermeladas, salsas, helados, yogurt, golosinas, conservas, y otros.