Sábado, 7 Julio, 2012 - 08:04

Viviendas: sueños reales

La presidente Cristina apeló a su histrionismo para capitalizar como propio el plan de autoconstrucción de viviendas que articula Cáritas.





La presidente Cristina Fernández apeló a su histrionismo para capitalizar como propio el plan de autoconstrucción de viviendas que articula Cáritas Argentina e intentan cumplir el sueño de la casa propia a población marginada, desocupados estructurales y familias empobrecidas. 



No era la intención de las autoridades de la organización caritativa de la Iglesia hacer alarde de la iniciativa, cuyo acuerdo marco con el gobierno se firmó en 2004, pero la jefe de Estado insistió en que "era el momento" para hacer un anuncio con bombos y platillos. Tal vez, se especuló en ambientes políticos, para mostrar eficiencia ante las dudas que todavía provoca el megaplan habitacional que acaba de presentarse o para olvidar el escándalo por corrupción que opaco la gestión de la fundación de Madres de Plaza de Mayo al frente del proyecto Sueños Compartidos.



Sea cuál sea la razón, Fernández de Kirchner tuvo su acto en la Casa Rosada, donde destacó el papel institucional de la Iglesia en la atención de las cuestiones sociales.

"Quiero reconocer la labor de Cáritas, que es el organizador social", subrayó al entregar las llaves de sus viviendas a beneficiarios del programa eclesial.

Mediante este plan habitacional con financiamiento estatal no reintegrable que administra la Iglesia ya se construyeron 2.732 casas y hay otras 981 en ejecución en sus primeras cinco etapas, permitiendo a cerca de 23.000 personas de bajos recursos acceder a una vivienda digna. 



La sexta etapa, que presentó la Presidenta el martes, prevé edificar 2.444 nuevas viviendas, de las cuales 1.580 se iniciarán en el segundo semestre del año.

El déficit habitacional del país y el acceso a viviendas dignas, sobre todo de los sectores más vulnerables, es una preocupación permanente de la Iglesia. 



"Es un problema muy grave que requiere una política consistente para los próximos 20 años. Aún así no sé si podrá solucionarse, no sé si están los recursos", admitió en declaraciones a DyN el director ejecutivo de Cáritas Argentina, Gabriel Castelli. 



Ante esta situación estructural, el referente laico de Cáritas cuestionó que los partidos políticos y las organizaciones sociales "no encuentren mecanismos para sentarse a dialogar y acordar políticas públicas que trasciendan los gobiernos de turno". 



En tanto, el Observatorio de la Deuda Social, de la Universidad Católica Argentina, confirma con estadísticas ese argumento al advertir que la problemática de la vivienda digna y el acceso a ella de manera segura "no han encontrado una solución a lo largo del último siglo". 



La UCA asegura que cuatro son los factores que explican la dificultad para acceder a una vivienda propia: - Las particularidades del mercado del suelo urbano o urbanizable, caracterizado por una fuerte concentración y especulación inmobiliaria. 



- Los precios de las viviendas que las tornan inaccesibles para los sectores populares.

- La insuficiencia en la intervención estatal en materia de urbanización y de construcción de viviendas sociales, o al menos para satisfacer la demanda creciente producto del crecimiento vegetativo y de los flujos migratorios internos y externos- 

- La virtual inexistencia del crédito hipotecario para los sectores medios.



(*)DyN