Jueves, 5 Julio, 2012 - 17:38

El Banco Central prohibió la venta de dólares para ahorro

La autoridad monetaria decidió derogar la facultad de venta de divisas a particulares con fines de atesoramiento.



De esta manera, la autoridad monetaria derogó el punto 4 del anexo a la Comunicación A 5236 de comienzos de año, y decidió "suspender el acceso al mercado local de cambios para la compra de activos externos sin aplicación a un destino específico", aunque permite realizar una serie de operaciones con otros fines.



Entre las operaciones permitidas por la autoridad monetaria figuran las de viajes y turismo, comercio exterior, créditos hipotecarios o prestación de servicios en el exterior por una sola vez.



La norma se enmarca en las restricciones que se vienen llevando a cabo desde el 31 de octubre del año pasado, día a partir del que comenzó a ser necesaria una validación de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para que cada particular pudiera adquirir moneda extranjera en bancos y casas de cambio.



La medida fue objeto de varias demandas judiciales -que hasta el momento no prosperaron- en razón de que no hay una explicación oficial acerca de los criterios empleados por la AFIP para clasificar la capacidad económica de los interesados en la compra de dólares u otra moneda.

Con el transcurso de los meses, las restricciones se agudizaron y desde abril es prácticamente imposible acceder a la compra de divisas en el mercado formal, lo que impulsó la oferta en el mercado paralelo o "blue", en el que la cotización del dólar es en promedio un 30 por ciento superior a la de las casas de cambio del microcentro.



A mediados de junio, el instructivo de la página web de la AFIP excluyó la posibilidad de la compra de moneda extranjera con fines de ahorro o atesoramiento, pero pocos días después se admitieron las consultas con ese fin, aunque se dejaba la respuesta en "análisis".



Pese a los férreos controles dispuestos para la compra de dólares, el objetivo de frenar la fuga de divisas no tuvo los resultados esperados, a juzgar por la caída del 38 por ciento de los depósitos en dólares en el sistema financiero desde fines de octubre de 2011 y un menor nivel de reservas en el Banco Central, a pesar de la política de la autoridad monetaria de adquirir divisas en el mercado mayorista