Jueves, 5 Julio, 2012 - 16:58

Sergio Schoklender no consigue los 4 millones de fianza

El detenido ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo no compareció hoy a su tercera declaración indagatoria en los tribunales de Retiro.

No pudo asistir por problemas con su traslado desde el penal de Ezeiza, a cargo del Servicio Penitenciario Federal.



Fuentes judiciales informaron que el ex titular del plan de construcción de viviendas sociales "Sueños Compartidos" ahora deberá aguardar a que el juez federal Norberto Oyarbide fije otra fecha para esta nueva ampliación de declaración indagatoria, luego de las dos veces que ya se ha defendido.



Aunque la Sala Uno de la Cámara Federal porteña ordenó su "inmediata libertad" tras un mes y medio de prisión preventiva, esa medida no se ha concretado porque Schoklender no ha conseguido reunir los 4 millones de pesos que el juez Oyarbide le ha impuesto como fianza.



Acusado de ser el jefe de una banda que desvió millonarias sumas del Estado y destinadas a las Madres para que construyeran viviendas, Schoklender está imputado como supuesto "jefe" de una "asociación ilícita".



Su hermano Pablo, imputado como "organizador" de esa "asociación ilícita", también permanece detenido pese a haber sido beneficiado la semana pasada con la excarcelación porque tampoco ha reunido los 4 millones de pesos impuesto por Oyarbide de fianza.



En cambio, al tercer encarcelado, el contador Alejandro Gotkin -presidente de Meldorek, una empresa clave en el supuesto desvío de dinero- recibió una exigencia de 2 millones de pesos como fianza y tampoco pudo pagar esa suma.



Los tres solicitaron una reducción de esos montos a la Cámara Federal -la misma que dispuso las excarcelaciones- y que ahora está estudiando el tema.



Sergio Schoklender está acusado de haber desviado 280 millones de pesos de los 765 millones que el Estado le dio a la Fundación de Madres de Plaza de Mayo para construir viviendas.



Detenido el mismo día que tenia que declarar por primera vez, Schoklender habló en la causa para rechazar las acusaciones por los delitos de "asociación ilícita, lavado de dinero y administración fraudulenta" y culpó de los desmanejos financieros a Hebe de Bonafini, presidenta de Madres.



Al ampliar su indagatoria acusó a Hebe de Bonafini de haber ordenado comprar con plata de la entidad un departamento y una casa en La Plata para su hija, Alejandra Bonafini, también imputada en la causa como supuesta miembro de la asociación ilícita que se apoderó del dinero. Al mismo tiempo, acusó a Oyarbide y al fiscal Jorge Di Lello de "destruirme a cualquier precio y garantizar la impunidad de la señora Hebe de Bonafini y su hija".
Fuente: 
Agencia DyN